lunes 17 de junio de 2024 13:39 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Legisladores estatales instan a la gobernadora Kathy Hochul a echar por tierra cualquier cambio en la ley municipal que exige dar albergue a quien lo pida. Mientras, portavoces de la Ciudad aseguran que se avecina una nueva oleada de personas atraídas por el falso mensaje: !Todo es gratis en NYC!

El alcalde Eric Adams está tratando desde varios medios cortar la “yugular” a la crisis migratoria, que en el caso específico de la ciudad de Nueva York, sigue drenando las arcas municipales. Primero, se pidió formalmente a un tribunal una revisión judicial a la norma que obliga a la Ciudad a proporcionar refugio temporal a cualquiera que lo necesite. Después se disminuyó el tiempo de estadía de las personas solteras en los albergues.

Ahora, con la Gran Manzana desbordada de más y más personas, que llegan cada semana, el mandatario no descarta que podría enviar a familias con niños a espacios congregados de personas sin hogar.

Esta última carta bajo la manga, que fue asomada a medios locales, ya causó la reacción de por lo menos 30 miembros de la Legislatura Estatal, quienes a través de una carta a la cual hace referencia la publicación Político, “instaron a la gobernadora Kathy Hochul a bloquear cualquier nueva regulación de los refugios”.

“La historia ha demostrado que colocar a los niños en entornos congregados, los pone en un riesgo elevado de sufrir abuso sexual y retrocesos emocionales, académicos y de desarrollo“, escribieron los legisladores en una misiva comentada por este medio neoyorquino.

Se agrega en el texto, que “en Nueva York, defensores y funcionarios han luchado a lo largo de los años para prohibir esta práctica y establecer estándares humanos y seguros para nuestros refugios”.

Asimismo, organizaciones que defienden el derecho a la vivienda siguen repudiando la posibilidad que se cambie alguna letra a esta norma.

La Sociedad de Ayuda Legal y la Coalición para las Personas sin Hogar en una declaración conjunta describieron esta posibilidad como “carente de compasión”.

“Expulsar de los refugios a los recién llegados, que no tienen otro lugar adonde acudir, aumentará el número de personas que duermen en las calles“, calculan.

“Vete a NY con todo pago”

Esta nueva advertencia de los legisladores demócratas de pelear en varios frentes cualquier cambio a esta norma municipal, surge cuando se tiene la certeza de que nuevas oleadas de inmigrantes seguirán cruzando la frontera sur en las próximas semanas.  

Esta controversia entre el alcalde y la bancada demócrata en la Asamblea, aparece cuando la Ciudad tiene muy bien perfilado que las organizaciones de tráfico humano transnacional, siguen ofreciendo “vía digital” en sus “paquetes” no solo “pasar” a las personas incluso, desde otros continentes. Sino darle la ruta a seguir para que les ofrezcan “hospedaje ilimitado y comida” en ‘ciudades santuarios’. Como incluso han confirmado los mismos inmigrantes recién llegados.

Pero, principalmente este debate, se enciende cuando la Administración municipal ha anunciado que tendrá que recurrir a recortes del presupuesto de la Ciudad, para seguir atendiendo esta crisis, luego de meses exigiendo una acción nacional de emergencia y más fondos extraordinarios. Fondos que luego de 15 meses de emergencia, hasta ahora no han llegado.

El alcalde Adams ha sido específico: “Estamos diciendo que puedes venir desde cualquier parte del mundo, venir a la ciudad de Nueva York y nosotros te daremos comida, alojamiento y ropa todo el tiempo que quieras, para siempre. Eso no es realista. No es sostenible. Y eso es lo que estamos viendo ahora. Eso debe ser reexaminado”.

Portavoces municipales confirmaron a El Diario, que si no se revisan algunas normas locales de refugio, el ritmo de 10,000 personas al mes que están llegando al promedio por mes a la Gran Manzana, se podría multiplicar por tres. Es decir, al cabo de algunas semanas la ciudad estará totalmente desbordada sin tener capacidad de respuesta.

“Lamentablemente una de las manijas que abre la puerta a la crisis, son miles de personas que vienen huyendo de peligros, atraídas por una norma municipal de refugios, que fue creada en circunstancias muy distintas. Para ninguna ciudad del mundo, esto sería sostenible”, indicó la fuente.

Algunos reportes sostienen que gran parte de las miles de personas que esperaban hasta este miércoles, para ser procesados en la frontera sur con México, tienen como destino venir a Nueva York a solicitar refugio, con falsa información de “ayuda ilimitada por el tiempo que sea necesario”.

El pasado mes de agosto se registró un hito histórico de 180,000 personas que fueron admitidas en los cruces fronterizos. En lo que va de año en total la cifra rodea los 1,2 millones de personas. Los números más altos de la historia reciente.

“Ninguna otra ciudad del país ha abordado de una manera tan compasiva y humanitaria esta crisis. Los recursos no son ilimitados. Y si mandamos desde aquí, un mensaje distinto, no le estamos cerrando las puertas a los migrantes. Simplemente estamos siendo honestos con ellos, antes de que tomen una desición: ¡No hay espacio!“, razonó el funcionario municipal.

En la misma dirección, se tiene la certeza que la sola reasignación del Estatus de Protección Temporal (TPS) a los venezolanos, quienes se calculan ocupan el 40% de los espacios en los ‘shelters’, no aliviará a corto plazo el colapso de la ciudad, ante una nueva avalancha de inmigrantes que se espera crucen la frontera.

El efecto para los hombres solteros

Las recientes reglas que redujeron el tiempo de estadía de los refugios de emergencia a personas solteras de 60 a días a 30 días, ya ha generado la orden de desalojo a miles de hombres, que se le da como opción a aplicar para reinsertarse en el sistema de ‘shelters’.

“Lo que observamos es que muchos de ellos, incluso tenían familiares en otras ciudades. Llegaron a Nueva York porque alguien les dijo, que podían vivir de manera indefinida bajo el cuidado de la Ciudad. En algunos casos, ya muchos se han reunido con sus familiares en otras regiones. Otros al conocer que tienen un plazo, se motivan a buscar más rápido alternativas”, indicaron.

Tal es el caso de “Gerardo”, un venezolano de 24 años, quien vivió por 10 meses en un refugio y recibió la orden de desalojo hace un par de semanas. Aunque soñaba quedarse en Nueva York, la fuerza de los hechos, lo motivó a contactar a familiares en Detroit, en donde inclusive lo esperan con un trabajo.

En las últimas horas, mientras aguardaba por la hora de su viaje, estuvo esperando en el Bar Vander, justamente en la esquina del Hotel Roosevelt, en donde varios hombres en su misma situación tuvieron que dormir en sillas mientras encontraban una ubicación, hospedaje o la movilización a otros estados.

“Agradeceré toda la vida a Nueva York por el trato, pero lo que trabajas aquí no te alcanza para independizarte. Volveré algún día de vacaciones”, comentó.

“De aquí para mi casa”

Otra venezolana, Esther López, de 28 años, está embarazada. Y como ella misma precisa, llegó a la Ciudad hace 45 días. En resumen, asegura que sus “guías” (coyotes) le garantizaron que “aquí con un niño en el vientre, le iban a garantizar hospedaje y una vivienda estable de por vida”.

“Yo sé, que de aquí, me voy es para mi propia casa digna”, dijo en las puertas del hotel Roosevelt ante los vientos de cambio de las normas de refugio.

Ya hay un precedente judicial

En concreto, el Departamento Legal de la Alcaldía solicitó en mayo a los tribunales que se cambiara el “lenguaje” de la norma aprobada en los años 80, para permitirle renunciar a su obligación de ofrecer refugios de emergencia si carece de “los recursos y la capacidad para establecer y mantener suficientes sitios de refugio, personal y seguridad para proporcionar un refugio seguro y apropiado“, según a los expedientes judiciales.

Al albergar a miles y miles de inmigrantes, que carecen de recursos básicos, la ciudad argumenta que “enfrenta una demanda sin precedentes en su capacidad de alojamiento” y que estos desafíos nunca podrían haber sido “contemplados, previsibles o incluso remotamente imaginados“, cuando se aprobó un decreto en 1981.

Este martes, el juez de Staten Island, Wayne Ozzi emitió una orden judicial preliminar que impide que la ciudad llene la antigua Academia St. John Villa con solicitantes de asilo.

El jurista tuvo algunas palabras sobre el mandato de “derecho al refugio” de la ciudad.

Ozzi calificó en su sentencia que las normas vigentes son “reliquias anacrónicas del pasado, porque tienen como objetivo abordar un problema tan diferente, como el día y la noche”.

Agregó que “nadie puede argumentar que en ese momento había una situación de la magnitud que existe hoy: Una avalancha de inmigrantes cuyo número llenaría dos Yankee Stadiums y equivaldría a una quinta parte de la población de Staten Island”.

Además, el juez escribió que ese decreto, acordó albergar a quienes se encontraban sin hogar “por razón de disfunción física, mental o social”, reforzando que la mayoría de los inmigrantes no encajan en esa descripción.

Gobernador de Texas en NYC

El gobernador de Texas, Greg Abbott, quien durante el último año reconoció que transportó en autobús a miles de personas, desde su estado hasta la ciudad de Nueva York, aseguró en una visita a Manhattan este miércoles, que el manejo que observa ante la afluencia de inmigrantes es “tranquilo y organizado”, informó The New York Times.

El republicano aseguró que lo que sucedía en Texas, era mucho peor, “pues tenemos crímenes que ocurren en formas que no se ven en Nueva York”, tras reconocer haber enviado 15,800 inmigrantes a Nueva York, alrededor del 10 por ciento de los casi 120,000 que han llegado a la ciudad desde la primavera de 2022.

El mandatario texano, quien ha sido considerado el artífice de la crisis migratoria en la Gran Manzana y calificado como “inhumano” al usar a personas vulnerables para un “juego político”, remató diciendo que quien “ha mandado a Nueva York a personas que cruzan la frontera, no es Abbott, es Biden”.

Por  Fernando Martínez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *