lunes 24 de junio de 2024 15:31 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Pese a que la dimisión tiene un impacto simbólico más que práctico, ya que la coalición de Benjamín Netanyahu conserva su mayoría en la Knéset, la salida de una figura política tan valorada añade presión sobre el primer ministro.

Benny Gantz, exgeneral y ministro del Gabinete de Guerra de Israel, renunció al Ejecutivo de Emergencia al considerar que el primer ministro Benjamín Netanyahu les impide lograr “una verdadera victoria”.

Este anuncio, realizado en una comparecencia pospuesta tras una operación en Gaza que resultó en el rescate de cuatro ciudadanos y la muerte de más de 270 palestinos, subraya las tensiones internas en el gobierno israelí.

A pesar de que la dimisión tiene un impacto simbólico más que práctico, ya que la coalición de Netanyahu conserva su mayoría en la Knéset con 64 escaños, la salida de una figura política tan valorada añade presión sobre el primer ministro, reseñó Efe.

Gantz, quien es ahora uno de los políticos más respetados en Israel y lidera muchas encuestas electorales, señaló hace dos semanas que el 8 de junio sería la fecha límite para que su partido abandonara el Gabinete de Guerra si no se lograba un “plan de acción integral” con seis objetivos específicos.

Ellos son: el retorno de los rehenes, la derrota y desmilitarización de Hamás en Gaza, el establecimiento de un gobierno alternativo en la franja, el regreso de los residentes en la frontera norte y el fortalecimiento de relaciones de normalización.

El partido ultraderechista Poder Judío, liderado por el ministro de Seguridad Nacional Itamar Ben Gvir, manifestó su intención de reemplazar a Gantz en el gabinete mientras no se acuerde una tregua considerada imprudente.

Indicó que seguirá votando con la coalición de Benjamín Netanyahu en el parlamento, lo que sugiere una alineación firme con el actual primer ministro.

Benjamín Netanyahu rechazó la renuncia

Benjamín Netanyahu criticó la dimisión de Gantz y subrayó que Israel enfrenta una guerra existencial en varios frentes y este no es el momento de abandonar, sino de unir fuerzas.

A través de la red social X, expresó que la ofensiva continuará hasta lograr la victoria y reiteró que las puertas están abiertas para cualquier partido sionista dispuesto a colaborar en la derrota de los enemigos de Israel y en la garantía de la seguridad de sus ciudadanos.

La reacción de la oposición fue notable.

Yair Lapid, líder de la oposición israelí, calificó la decisión de Benny Gantz como “importante y acertada”, e insistió en la necesidad de formar un gobierno sensato que restablezca la seguridad de los ciudadanos de Israel, facilite el retorno de los secuestrados, recupere la economía y mejore la posición internacional del país.

“Ha llegado el momento de reemplazar este gobierno extremo y promiscuo por un gobierno sensato que conduzca al retorno de la seguridad a los ciudadanos de Israel, al regreso de los secuestrados, a la restauración de la economía y la posición internacional de Israel”, dijo el opositor.

Antes del 7 de octubre, Gantz estaba en la oposición. Sin embargo, accedió a la petición del primer ministro de formar un gobierno de unidad nacional en tiempos de guerra, logrando un puesto dentro del Gabinete de Guerra, conformado por Netanyahu, el ministro de Defensa Yoav Gallant y él mismo, con derecho a voto.

Esta colaboración, sin embargo, se ha visto truncada por las crecientes diferencias sobre la gestión del conflicto en Gaza.

Por Luis De Jesús

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *