miércoles 24 de abril de 2024 11:01 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Al menos 49 casos recientes de intoxicación por plomo en Nueva York están relacionados con productos de puré de manzana y canela retirados del mercado informó la Fiscal General Letitia James.

La Fiscal General de Nueva York, Letitia James, lideró una coalición de 20 fiscales generales que pidieron a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) que tomara medidas urgentes para proteger a los bebés y niños pequeños en todo el país del plomo y otros metales tóxicos en los alimentos.

En una carta, la fiscal James y la coalición instaron a la FDA a actuar sobre la petición de los fiscales generales realizada en octubre de 2021 y la posterior petición y carta de junio de 2022, que solicitaban a la FDA emitir una guía específica para la industria de alimentos para bebés para exigir pruebas de todos los productos alimenticios terminados para plomo y otros metales tóxicos.

La coalición enfatiza la necesidad crítica de que la FDA actúe, citando hallazgos recientes de cientos de casos de envenenamiento por plomo en niños, incluidos al menos 49 casos confirmados o probables en Nueva York, relacionados con bolsas de puré de manzana con canela retiradas del mercado que se vendieron en tiendas de todo el país sin autorización previa y en las cuales se detectaron metales tóxicos como plomo.

“Los padres y tutores no deberían de preocuparse de que los productos alimenticios diseñados para ser seguros y saludables para los niños puedan contener niveles dañinos de plomo u otros metales tóxicos”, manifestó en un comunicado la fiscal general Letitia James. “Nada es más importante que garantizar la salud y la seguridad de nuestros más jóvenes y vulnerables. Hago un llamado a la FDA para que tome medidas de inmediato para fortalecer la protección de los alimentos para niños, y animo a las familias a revisar sus despensas en busca de las bolsas de puré de manzana con canela que fueron retiradas del mercado recientemente”, agregó la funcionaria.

A pesar de que la agencia concluyó hace años que los cuerpos y metabolismos más pequeños de los bebés y niños pequeños los hacen más vulnerables a los efectos nocivos de los metales tóxicos, la FDA ha establecido sólo un nivel de acción, o cantidad de metal tóxico en un producto, en el cual o por encima de él la FDA puede retirar el producto del mercado, por un tipo de metal tóxico (arsénico inorgánico) en cierto alimento para bebés (cereales de arroz) hasta la fecha. Según la política actual de la FDA, los fabricantes de alimentos para bebés deben decidir si analizan o no sus productos para detectar metales tóxicos y otros contaminantes.

Este retraso en la acción de la FDA es tanto un problema de salud pública como una cuestión de justicia ambiental, ya que los niños de comunidades de bajos ingresos y comunidades de color se ven afectados desproporcionadamente por el plomo a través de la exposición a pintura a base de plomo, plomo en las tuberías de agua potable y otros fuentes. El plomo en sus alimentos no hace más que exacerbar los peligros excesivos y desiguales que enfrentan estos niños.

En octubre de 2021, la fiscal James encabezó una coalición de 23 fiscales generales para presentar una petición ante la FDA instando a la agencia a emitir una guía industrial clara sobre las pruebas de plomo y otros metales tóxicos en productos alimenticios terminados para bebés y niños pequeños. Después de que la FDA denegara la petición de 2021, James y la coalición solicitaron la reconsideración de la decisión en junio de 2022. La carta renueva el llamado a la FDA para que tome medidas urgentes para proteger a las familias del plomo y otros metales tóxicos en los productos alimenticios para bebés.

Productos con plomo deben desecharse

Los consumidores que hayan adquirido estos productos que han sido retirados del mercado y que aún los tengan en sus hogares no deben dárselos a los niños ni a ninguna otra persona. En cambio, estos productos deben desecharse de manera segura abriendo con cuidado cada bolsa y vaciando el contenido en la basura para evitar que otros puedan recuperar y consumir los productos retirados del mercado. Para obtener más información sobre estos u productos retirados del mercado, consulte a la FDA.

Al pedido de la fiscal James a la FDA se han sumado Fiscales Generales de Colorado, Connecticut, Delaware, Hawái, Illinois, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Nueva Jersey, Nuevo México, Nevada, Carolina del Norte, Oregón, Pensilvania, Vermont, Washington y Wisconsin.

“No existe un nivel seguro de plomo en los niños, por lo que se causa más daño cuando la acción de la FDA continúa retrasándose”, expresó Brian Ronholm, Director de Política Alimentaria de Consumer Reports. “El reciente retiro del mercado relacionado con el envenenamiento por plomo en productos de puré de manzana con canela encendió una alarma, y ​​Consumer Reports elogia al Fiscal General James por liderar la lucha en nombre de los padres y cuidadores para presionar a la FDA a actuar de inmediato”.

El Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *