sábado 25 de mayo de 2024 12:30 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

El bebé de solo 10 meses tenía 57 fracturas de huesos, 71 hematomas y quemaduras en la mano, según autoridades. Sus últimos días fueron un infierno.

Una pareja inglesa que luchó para recuperar a su bebé de los servicios infantiles y luego abusó de él tan severamente que el bebé de 10 meses murió poco más de un mes después fue sentenciada a cadena perpetua por asesinato del menor el viernes en lo que un juez describió como un caso de “crueldad inimaginable” en Londres.

Stephen Boden, de 30 años, y Shannon Marsden, de 22, no mostraron ninguna emoción mientras los miembros de la familia lloraban y se escuchaba un grito ahogado cuando se dictó la sentencia.

Finley Boden, quien según el juez había sido un bebé encantador, feliz y sonriente, murió el día de Navidad de 2020.

Las últimas semanas de su vida fueron un infierno: 57 fracturas de huesos, 71 hematomas y quemaduras en la mano, incluida una probablemente causada por un encendedor de cigarrillos.

“Actuaron juntos para infligir todas sus heridas y luego esconderlo y permitirle morir de una manera tan horrible”, escribió un familiar en un comunicado leído por la fiscal Mary Prior. “Solo puedo describirlos a ambos como monstruos por lo que han hecho”.

ASÍ EMPEZÓ EL MALTRATO

El niño había sido separado de la pareja de fumadores de marihuana poco después de su nacimiento en febrero de 2020 porque los trabajadores sociales dijeron que enfrentó un “daño significativo” en la casa en la que vivía con sus padres Chesterfield y Boden, quien tenía una condena por violencia doméstica, según los registros judiciales.

Como parte de su petición ante un tribunal de familia para que devolviera al niño, Boden describió al niño como “perfecto” y Marsden dijo que era un “fornido y tierno”.

El tribunal decidió permitir su regreso a casa temporalmente y luego a tiempo completo. Hubo un desacuerdo entre la autoridad de trabajo social local que quería una transición más lenta y el tutor, que quería que los padres obtuvieran la custodia completa antes.

La pareja quería que el niño fuera devuelto de inmediato y Boden aseguró a la corte en un comunicado que habían “trabajado muy duro para cambiar”.

El abogado de Boden, Simon Kealey, dijo que no hubo una “motivación sádica” para el asesinato.

“Este no es un caso en el que los padres buscaron el regreso de Finley para llevar a cabo su asesinato”, dijo Kealey. “La motivación subyacente era reunir a su familia”.

ERA AGREDIDO REPETIDAMENTE

Pero una vez en casa, el fiscal dijo que el niño fue sometido a “agresiones violentas y repetidas” que finalmente lo llevaron a su asesinato “salvaje y prolongado”. Sus fracturas provocaron infecciones, incluidas neumonía y sepsis, que resultaron fatales.

A diferencia de las fotos que se mostraron al tribunal de una casa ordenada cuando la pareja buscaba la custodia, a los miembros del jurado en el juicio de abril se les mostraron imágenes de la casa llena de desorden, marihuana y fórmula infantil en mal estado cuando Finley murió. La ropa del niño estaba cubierta de saliva y heces.

A pesar de que podían ver que estaba sufriendo, sus padres no hicieron nada para ayudarlo. Los dos incluso mantuvieron a raya a los trabajadores sociales al decir que pensaban que tenía COVID-19, aunque sabían que eso no era cierto.

La jueza Amanda Tipples los llamó “mentirosos persuasivos y consumados”.

“Ambos sabían que Finley estaba gravemente enfermo y que se estaba muriendo”, dijo Tipples. “Sin embargo, deliberadamente no buscó ayuda médica para él y se aseguró de que nadie lo viera y pudiera haberlo rescatado y alejado de su cuidado”.

telemundonuevainglaterra.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *