viernes 12 de abril de 2024 13:18 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

El alcalde Eric Adams firmó la pieza legislativa para proteger a más neoyorquinos de ser rechazados en empleos y renta de apartamentos por su apariencia física.

La Gran Manzana sigue avanzando en otorgar más protecciones a neoyorquinos que diariamente son objeto de rechazo y discriminación por su apariencia personal. Y este viernes, el alcalde, Eric Adams, firmó una ley aprobada la semana pasada por el Concejo Municipal, que prohibe actos de discriminación laboral y de vivienda a personas por su peso y estatura.

La nueva norma, que se suma a otras protecciones ya existentes para cuestiones del aspecto físico, como el cabello natural y los peinados asociados con identidades raciales, étnicas y culturales, también prohibe la discriminación de acceso a lugares públicos.

Tras promulgar de manera oficial la nueva normativa, que entrará en vigencia en 180 días, el alcalde Adams aseguró que en la Gran Manzana estará protegido el mismo acceso a empleo, vivienda y el alojamiento público, independientemente de la apariencia.

“No debería importar qué tan alto eres o cuánto pesas cuando estás buscando trabajo, cuando estés en la ciudad o tratando de alquilar un apartamento. Esta ley ayudará a nivelar el campo de juego para todos los neoyorquinos, crear lugares de trabajo y entornos de vida más inclusivos y proteger contra la discriminación”, aseguró el burgomaestre.

El líder demócrata advirtió que sin embargo, la ley permite exenciones en aquellos casos en que el peso y la altura de una persona son determinantes e impiden realizar tareas esenciales de los trabajos.

Sobre cuestionamientos de que la ley pudiera tener efectos frenando la lucha contra condiciones como la obesidad, el Alcalde advirtió que la norma es un acto de justicia.

“Todo el mundo sabe que soy una persona que cree en la salud, por lo que cuando hablas de no discriminar a alguien por su tipo de cuerpo, no es luchar contra la obesidad, es simplemente ser justo. Creo que esto es lo correcto”, dijo Adams.

El concejal Shaun Abreu, promotor de la iniciativa de ley, calificó las nuevas protecciones como “un avance monumental para los derechos civiles”, y destacó que la Gran Manzana seguirá defendiendo la diversidad y la inclusión, para construir una ciudad más justa que protege a todos.

“Aunque nuestras leyes recién ahora se están poniendo al día con nuestra cultura, es una victoria que espero haga que más ciudades, estados y algún día el gobierno federal siga como ejemplo”, dijo el político de origen latino. “Nadie debería tener que vivir con la carga silenciosa de la discriminación por tamaño, para sentir que se define por su estatura, en lugar de su carácter.

La comisionada y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York, Annabel Palma, menconó que la mayoría de las formas de discriminación basada en la apariencia física han persistido sin control en la ciudad, por lo que la nueva ley le pondrá freno.

“La Ley de Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York ahora deja en claro que a nadie se le debe negar una oportunidad basada en la altura o el peso en el empleo, la vivienda y los lugares públicos. Como lo hemos hecho durante décadas, la Comisión espera trabajar con todas las partes interesadas para cultivar una ciudad equitativa para todos”, dijo la funcionaria.

Stuart Appelbaum, presidente de la Unión sindical Retail, Wholesale and Department Store Union (RWDSU), advirtió que la norma ayuda a acabar con todas las formas de discriminación en los lugares de trabajo.

“Esta ley mejorará la vida de innumerables trabajadores. Como sindicato que representa a miles de trabajadores en la industria minorista de la moda, somos muy conscientes de cómo la discriminación por tamaño afecta las oportunidades laborales de los trabajadores, así como su potencial de ingresos y oportunidades de avance profesional”, dijo el líder sindical. “Los trabajadores vienen en todas las formas y tamaños y eso es algo bueno. Todos los neoyorquinos merecen el derecho a un lugar de trabajo libre de toda forma de prejuicio y discriminación”.

Tigress Osborn, presidenta de la Asociación Nacional para el Avance de la Aceptación de la Gordura (NAAFA) y cofundadora de la Campaña por la Libertad de Tamaño, mencionó que la promulgación de esta ley es un momento poderoso para cualquier persona que alguna vez haya sentido discriminación por la forma de su cuerpo.

“Cuando el Alcalde de una de las ciudades más emblemáticas del mundo está de acuerdo en que la discriminación por tamaño es inaceptable, envía un mensaje a los líderes de todo el país y de todo el mundo de que se debe crear igualdad de oportunidades y comunidades accesibles para personas de todos los tamaños. ser una prioridad”, dijo la activista.

Eno Awotoye, coordinador de Retail Action Project (RAP), destacó que la firma de la ley envía un poderoso mensaje de que los trabajadores de la Gran Manzana ya no se verán obligados a “adaptarse a un molde físico” para poder ganarse la vida.”Los trabajadores de la ciudad de Nueva York ahora pueden buscar oportunidades de trabajo y avanzar sin temor a ser excluidos debido a su tamaño. Este es un nuevo día para los trabajadores de la ciudad de Nueva York se trata de habilidades y experiencia, no de tamaño”, dijo el defensor de los trabajadores.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *