lunes 24 de junio de 2024 15:33 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Es común en estos tiempos de innovaciones tecnológicas estar expuestos a ser timados por delincuentes cibernéticos, cada día con herramientas más sofisticadas que los hacen menos detectables.

Los delitos cibernéticos se han diversificado y las entidades de intermediación financiera alertan a sus usuarios para que se protejan de estos detectando a tiempo las distintas formas en que operan los mismos.

Chequea cuántos tipos de fraudes electrónicos existen.

  1. Phishing o que en español se llama “suplantación de identidad”.

Esta es una modalidad de estafa que utilizan los ciberdelincuentes mediante ingeniería social y a través de medios de comunicación como la suplantación de correo electrónico, con la finalidad de sustraer tus datos y claves para acceder a tus cuentas o datos bancarios.

  1. Vishing o estafa vía telefónica.
    Esta es un tipo de estafa que se realiza por teléfono en la que, a través de una llamada, se suplanta la identidad de una empresa u organización, con el fin de obtener información personal y sensible de la víctima. Mediante esta modalidad los ciberdelincuentes suplantan la identidad para conseguir cualquier dato sensible y personal como, por ejemplo, las claves de acceso a la banca online.
     
  2. Smishing o estafa vía mensaje
    Esta modalidad consiste en, mediante el envío de un minimensaje (SMS), el ciberdelincuente simula ser una entidad legítima -red social, banco, institución pública, etc. -con el objetivo de robarle información privada o realizarle un cargo económico.
     
  3. Pharming
    Este tipo de delito cibernético es una combinación de “phishing”, o suplantación de identidad, que usa correo electrónico o mensajes de texto, principalmente- y la utilización de una granja (farm, en inglés) de servidores para redireccionar a los usuarios hacia direcciones electrónicas fraudulentas.

Aunque existen muchos otros tipos de estafas electrónicas, estas son las más comunes o recurrentes, y es necesario que las personas puedan estar advertidas y sepan como evadir a estos genios tecnológicos dedicados a vivir con los bienes ajenos. Aquí te dejamos algunos consejos colgados en el portal de la Superintendencia de Bancos.

  • No compartas con nadie tus contraseñas. Trata de memorizarlas y no tenerlas anotadas en ningún sitio. Lo ideal es que las claves bancarias sean distintas a las de otros servicios, ya que dan acceso a tus ahorros y a tus líneas de crédito (tarjeta de crédito o crédito diferido).
  • Monitorea tus productos financieros. Esto es importante para detectar a tiempo cualquier anomalía. Te puedes valer de herramientas como la banca en línea, aplicaciones móviles y los servicios de notificaciones instantáneas de consumo por correo electrónico o SMS.
  • Usa los medios de verificación provistos por tu entidad para la realización de transferencias, tales como tarjeta de códigos o toquen. Se trata de herramientas a las que solo tú debes tener acceso.
  • Nunca accedas a supuestos enlaces recibidos por correo electrónico o cualquier otra vía enviados a nombre de tu entidad bancaria. Las entidades evitan este tipo de práctica, ya que se trata de un método frecuentemente usado para el robo de información de acceso a productos financieros.
  • No respondas a correos, llamadas o mensajes de texto que en los que te solicitan, a nombre de tu entidad financiera, la actualización de información de acceso a tus productos, como tu usuario y contraseña.
  • Evita dejar tu correo electrónico abierto en dispositivos que pueden ser usados por otras personas.
  • Cuida tu identidad y evita ser víctima de estafa cibernética.

listindiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *