miércoles 24 de abril de 2024 09:35 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

José Alba, el trabajador dominicano que acuchilló fatalmente a un ex convicto que lo atacó en una bodega durante una discusión por unas papas fritas, recobró su libertad ayer al salir de Rikers Island luego de que su fianza fuese disminuida, en medio del polémico caso.

El ataque fatal de la noche del viernes 1 de julio en una bodega en Harlem fue captado en un dramático video de seguridad. Se recomienda prudencia al observar las crudas imágenes.

Se había creado una página de apoyo a los costos de su defensa y fianza, pero fue desactivada. “Nuestros términos de servicio prohíben la recaudación de fondos para la defensa legal de un delito violento”, dijo un portavoz de GoFundMe.

En medio de la polémica de un caso que se suma a la violencia cotidiana en Nueva York, ayer el alcalde Eric Adams emitió palabras a favor de Alba. Durante una conferencia de prensa no relacionada dijo que “no puedo dictar ni ordenar” cómo el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, procesa los delitos, pero agregó que su “corazón está con lágrimas en los ojos” por el “trabajador y honesto” acusado.

“Este neoyorquino estaba haciendo su trabajo y alguien fue agresivamente detrás del mostrador para atacarlo”Alcalde Eric Adams, sobre dominicano José Alba

“Espero que tomemos todo eso en consideración, ya que este trabajador neoyorquino estaba haciendo su trabajo y alguien fue agresivamente detrás del mostrador para atacarlo”, dijo Adams. “Apoyo a las personas inocentes y trabajadoras que están haciendo su trabajo. Y lo vi como un neoyorquino inocente y trabajador que una persona se metió detrás del mostrador y lo atacó”. También ayer el alcalde visitó la bodega donde sucedió el mortal enfrentamiento.

Tras la fatalidad en el vecindario Hamilton Heights, Alba (61) alegó haber actuado en defensa propia. Quedó detenido en Rikers Island acusado de homicidio y posesión criminal de un arma. Se le impuso una fianza original de $250,000 dólares, luego reducida a $50,000, cifra que pudo pagar su familia con ayuda de su jefe.

Alba “Tiene toda la intención de regresar a la corte y defender este caso”, dijo en la corte su abogada Danielle Jackson, del Servicio de Defensores del Vecindario Harlem.

Según la ley estatal de Nueva York, Alba habría tenido que ser liberado ayer jueves ya que los fiscales aún no habían presentado el caso de asesinato en segundo grado ante el gran jurado, pero podrían retrasar la presentación si estuviera libre bajo fianza, explicó New York Post.

En el impactante video se ve a Alba atendiendo a los clientes detrás del mostrador en la tienda de comestibles “Blue Moon” en 3422 Broadway con 139th Street, cuando de repente se enfrenta a Austin Simon (37), quien entró en su área privada de trabajo, el viernes alrededor de las 11 p.m.

Al parecer el empleado hispano había tenido una discusión con una mujer que había tomado unas papas fritas, pero no tenía suficiente dinero en efectivo para pagar. Debido a su frustración, la cliente salió del local con su niño y llamó a Simon, pero la relación entre ambos no sido descrita.

Antes de llegar a la confrontación física, los dos hombres se gritaron, hasta que Simon ingresó al área detrás del mostrador, donde supuestamente Alba tomó un cuchillo y apuñaló al invasor varias veces, según NYPD y el video de seguridad.

Simon fue llevado al Harlem Hospital, donde lo declararon muerto, con heridas en el pecho y una en el cuello. Tenía arrestos previos, incluso por robo y asalto, y cumplió condena en una prisión estatal en 2016 por agredir a un oficial de policía. Fue el primero de dos homicidios a puñaladas registrados esa noche en la ciudad.

En Nueva York, el interior y los alrededores de las bodegas son con frecuencia escenas de crímenes, tanto robos como homicidios. Los ataques son comunes a empleados y clientes.

En enero, una mujer y su perro pit bull murieron en un tiroteo dentro de una tienda de víveres en Brooklyn. A fines de noviembre un joven de 18 años falleció tras ser baleado varias veces, siendo cliente de una bodega en Staten Island (NYC). Y en octubre, un inmigrante empleado de una tienda murió apuñalado en East Harlem, en una aparente discusión por 50 centavos en el precio de un cigarrillo.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *