martes 23 de abril de 2024 06:33 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Un tiburón fue fotografiado muerto ayer en una playa de Long Island, pero las olas se lo llevaron antes de que la policía pudiera retirarlo. Horas después, en el mismo condado, otro bañista se sumó a la la lista de víctimas mordidas por escualos este verano.

Una imagen tan tenebrosa como inusual fue captada ayer en la arena de una playa en Nueva York: un tiburón muerto.

El cuerpo de lo que se cree que era un” gran tiburón blanco juvenil” llegó a la playa de Quogue Village en Long Island. Según la policía local, ayer a las 9:33 a.m. un residente vio al escualo muerto de 7 a 8 pies de largo en la playa entre 80 y 90 Dune Road.

Las autoridades dicen que el tiburón se lo llevó el mar antes de que pudieran asegurarlo, pero sí quedó evidencia gráfica publicada en Facebook por la policía local.

“En este momento, advertimos a los nadadores y navegantes en el área que estén al tanto de esta situación actual y que mantengan la distancia para permitir que las fuerzas del orden vigilen este evento”, dijo el Departamento de Policía de Quogue Village, condado Suffolk, en la misma publicación de Facebook.

Los tiburones han protagonizado el verano neoyorquino, con varios avistamientos y reportes de mordidas, en medio de una ola de varios días de calor que ha llevado a muchos a refugiarse en la playa buscando alivio.

El último caso sucedió ayer, también en el condado Suffolk, donde un surfista de 16 años fue mordido por un escualo en las aguas de Kismet Beach en Fire Island alrededor de las 5:45 p.m. La mordedura fue menor y la víctima pudo salir del agua caminando. Fue llevado al Good Samaritan Hospital para recibir tratamiento. La policía del condado de Suffolk fue a buscar al tiburón, pero las aguas turbias les impidieron encontrarlo, informó Fox News.

Horas antes, la mañana de ayer un tiburón fue captado saltando como delfín cerca de Rockaway Beach (NYC). En la víspera, el lunes la gobernadora Kathy Hochul anunció que las agencias estatales aumentarían las patrullas y el monitoreo de tiburones en Long Island después de una ola de avistamientos y ataques en la costa sur.

Aunque los ataques de tiburones a humanos son muy raros, se han reportado varios otros casos en las últimas semanas en Nueva York.

“Estamos viendo muchos más tiburones en nuestras aguas porque el ecosistema es muy saludable”, dijo a principios de mes Frank Quevedo, director ejecutivo del Centro de la Naturaleza y el Museo de Historia Natural de South Fork. “Sin tiburones en nuestras aguas el ecosistema colapsará”.

Su organización estudia los tiburones en Long Island, incluyendo el caso del escualo reportado muerto ayer.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *