sábado 25 de mayo de 2024 14:16 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

NUEVA YORK — El expresidente Donald Trump abandonó abruptamente los argumentos finales de su juicio por difamación el viernes cuando una abogada de la escritora E. Jean Carroll instó a un jurado a conceder a su cliente al menos $12 millones en daños y perjuicios, argumentando que Trump había destrozado su reputación y desatando una avalancha de odio hacia ella a través de sus declaraciones públicas calificándola de mentirosa.

Apenas unos minutos después de que la abogada Roberta Kaplan comenzara su argumento final en el tribunal federal de Manhattan, Trump repentinamente se levantó de su asiento en la mesa de la defensa y caminó hacia la salida, deteniéndose para examinar la sala abarrotada mientras miembros del Servicio Secreto saltaban para seguirlo.

La salida inesperada impulsó al juez Lewis A. Kaplan a hablar, interrumpiendo brevemente el argumento final para decir: “El expediente reflejará que el señor Trump simplemente se levantó y salió de la sala del tribunal”.

La salida de Trump se produjo sólo unos minutos después de que el juez, sin el jurado presente, amenazara con enviar a la abogada de Trump, Alina Habba, a la cárcel por seguir hablando cuando él le dijera que había terminado. “Estás a punto de pasar algún tiempo en la cárcel. Ahora siéntate”, le dijo el juez a Habba, quien inmediatamente obedeció.

Los argumentos finales se producen en el caso de difamación contra Trump, un día después de que abandonó la sala del tribunal furioso porque no se le había dado la oportunidad de refutar las acusaciones de abuso sexual de Carroll.

Los abogados estaban resumiendo sus casos ante nueve jurados que comenzarán a deliberar más tarde si Carroll tiene derecho a más de los $5 millones que le concedieron en un juicio separado el año pasado.

TRUMP TESTIFICÓ UN DÍA ANTES: ¿QUÉ DIJO?

Los comentarios finales de los abogados se producen un día después de que Trump logró burlar las reglas de un juez federal que limitaban severamente lo que podía decir durante su turno en el estrado de los testigos, que terminó durando solo 3 minutos.

“Ella dijo algo que consideré una acusación falsa”, dijo Trump, y luego agregó: “Sólo quería defenderme a mí mismo, a mi familia y, francamente, a la presidencia”. El juez Lewis A. Kaplan ordenó al jurado que ignorara ambas observaciones.

Trump testificó que respaldaba “100%” los comentarios que hizo en una declaración de octubre de 2002 en la que negó las acusaciones de Carroll, calificándola de “enferma” y “loca”.

LAS DIFERENCIAS CON EL JUICIO DEL AÑO PASADO

En mayo pasado, un jurado diferente concluyó que Trump abusó sexualmente de Carroll en la primavera de 1996 en el vestuario de unos grandes almacenes de lujo en Manhattan. También encontró que él la difamó en 2022 al afirmar que ella inventó la acusación para vender unas memorias.

Trump, el favorito republicano en las elecciones presidenciales de este año, ha lamentado durante mucho tiempo su decisión de no testificar en ese juicio, culpando a sus abogados por sus malos consejos.

Kaplan instruirá a los jurados sobre la ley antes de deliberar, diciéndoles que deben aceptar el veredicto alcanzado el año pasado y solo determinar si se deben daños adicionales por las declaraciones que Trump hizo en junio de 2019 mientras era presidente. Las reclamaciones se habían retrasado durante años debido a apelaciones judiciales.

Los abogados de Carroll piden más de $10 millones en daños compensatorios y punitivos.

La abogada de Trump, Alina Habba, ha argumentado en contra de la indemnización por daños y perjuicios, diciendo que la asociación de Carroll con Trump le había dado la fama que anhelaba y que las amenazas de muerte que recibió no pueden atribuirse a los comentarios de Trump.

Carroll, de 80 años, testificó en el juicio del año pasado que tuvo un encuentro casual con Trump en una tienda Bergdorf Goodman que fue coqueto y alegre hasta que Trump la arrinconó en un probador. Su afirmación de que Trump la violó fue rechazada por el jurado del año pasado, aunque estuvo de acuerdo en que fue abusada sexualmente.

La semana pasada, Carroll testificó que su carrera quedó destrozada por las declaraciones de Trump sobre sus afirmaciones durante los últimos cinco años, la más reciente durante la campaña presidencial. Dijo que compró balas para un arma que heredó de su padre e instaló una cerca electrónica alrededor de su casa.

Por lo general, Associated Press no nombra a las personas que dicen haber sido agredidas sexualmente a menos que lo denuncien públicamente, como lo ha hecho Carroll.

The Associated Press

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *