lunes 24 de junio de 2024 16:09 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Víctor Springer enfrenta cargos de homicidio por el asesinato de Guillermo Edgardo Ortiz Palacios en un edificio de Harlem, sin embargo, el perpetrador argumenta que golpeó a su vecino en defensa propia.

Un sujeto de Manhattan fue acusado de matar brutalmente a su vecino con un bate de cricket, expresó que el arma en realidad del hombre al que le quitó la vida y que se estaba defendiendo de un ataque.

Identificado como Víctor Springer, de 35 años, enfrenta cargos de homicidio por el asesinato de Guillermo Edgardo Ortiz Palacios, de 40 años, en Harlem, pero su defensa mantiene que actuó en defensa propia y el juez que supervisó la lectura de cargos describió el caso como “objetivamente turbio”.

Las autoridades hallaron al hispano inconsciente con una lesión masiva en la cabeza cerca de las 3:15 de la mañana en una escalera entre el primer y segundo piso del edificio de apartamentos en Frederick Douglass Blvd. cerca de W. 120th St.

Fue golpeado en la cabeza, y estaba en un charco de sangre, mientras que más sangre manchó las paredes y cubrió el bate de cricket de la misma sustancia, dice la denuncia penal.

El domingo, en un video terrible de Ortiz Palacios yace en el piso antes de que llegaran los paramédicos, los residentes circulaban por allí causando indignación de quienes lo vieron.

“No solo le diste una paliza. Tú lo mataste. Eso fue una exageración. Su rostro quedó desfigurado”, expresó un residente que pidió no ser identificado.

“No se puede saber quién es. Tenía la cara destrozada. Parecía que ya se estaba muriendo y siguió adelante. Mire todos los cortes en su rostro, mire la desfiguración”, agregó el vecino. “La hinchazón. Había sangre y masa cerebral en el suelo. “Esto no fue en defensa propia”.

“No hice nada malo. Fui atacado. No hice nada malo”, manifestó Springer luego de que se ordenara su detención sin derecho a fianza en su lectura de cargos en el Tribunal Penal de Manhattan.

A eso de las 3:00 de la madrugada, el hispano fue visto en un video de las cámaras de seguridad de las escaleras, llevando en la mano un bate de cricket limpio.

Segundos después, se puedo observar a Springer saliendo de las escaleras del segundo piso, solo él quien empuña el bate, ahora cubierto de sangre, de acuerdo con la denuncia.

Posteriormente, se pudo ver al acusado que se quedó en el segundo piso, después regresó a entrar por las escaleras y emergió unos segundos más tarde en la planta baja, sin el bate, según la denuncia.

Un testigo de lo ocurrido llamó a un agente de policía para informarle sobre la sangrienta escena, dice la denuncia.

Springer rechazó recibir tratamiento médico, pero dijo que el otro sujeto necesitaba una ambulancia, informó Daily News.

Por su parte, la asistente del fiscal de distrito, Nicole Papastavrou solicitó que Springer estuviese detenido sin derecho a fianza el domingo y dijo lo siguiente: “El acusado mató a golpes a un hombre con un bate de cricket”.

El abogado de Springer, Wilfredo Santa Ana, tildó el argumento de los fiscales a favor de la libertad bajo fianza como “muy débil en algunos de los hechos detallados”.

“Sabemos que algo pasó entre estos dos hombres, pero no creo que llegue al nivel de asesinato”, manifestó el abogado.

El video de seguridad mostró a Ortiz Palacios bajando las escaleras desde el quinto piso con el bate, explicó el abogado.

“Algo pasó entre estos dos hombres en el hueco de la escalera… De la denuncia queda muy claro que el difunto tenía el bate. El señor Springer no enfrentó al difunto con el bate”, dijo Santa Ana. “No tienen antecedentes de animosidad… Su relación, si la hay, es de interacciones casuales dentro y a lo largo del edificio“.

También se tuvo en cuenta que el acusado merodeaba por el edificio, de acuerdo con un vecino llamado, Robert Skeff.

“Orinaba en el pasillo. Dormía en las escaleras”, dijo Skeff, de 63 años, quien describió a la víctima como “como un hijo”.

Por otro lado, la exnovia de la víctima lo describió como un padre devoto de tres hijos que laboraba en el área de la construcción en toda la ciudad de Nueva York y provenía de Honduras.

“Él amaba a sus hijos. Era una persona muy generosa y cariñosa con quienes lo rodeaban”, dijo el sábado.

Springer creció en el edificio y vive allí con su madre, expresó Santa Ana. Trabaja como vendedor ambulante y portero informal.

“Muchas veces, en casos como este, la prensa canoniza a quienes están involucrados en la violencia a expensas de alguien como el Sr. Springer, que no inició esta lucha, no comenzó esta lucha y claramente no quería el resultado final”, indicó el abogado defensor.

Springer estaba vestido con una bata blanca de Tyvek y zapatos sin cordones azules y estaba parado con las manos esposadas y una máscara de color azul hasta la barbilla.

“Le quitaron los zapatos, le quitaron la ropa y se le tomaron fotografías de las heridas en la cadera, así como en el brazo y las manos. El señor Springer tiene rasguños en el cuerpo e hinchazón en los hombros, la cabeza y las manos”, dijo Santa Ana. “El señor Springer ha sostenido que simplemente se estaba defendiendo”.

Por su parte, el juez, Abraham Clott, reconoció los probables problemas con el caso contra Springer, pero todavía se ordenó su arresto sin derecho a fianza hasta su próxima comparecencia el jueves, citando sus antecedentes penales.

En el historial de Springer, se incluye dos crímenes graves, uno de ellos violento, y nueve delitos menores, de acuerdo con la oficina del distrito de Manhattan. Tiene una condena de un año y medio por hurto mayor en 2021.

“Estoy de acuerdo en que este caso es objetivamente turbio por una variedad de razones”, manifestó Clott. “Pero desafortunadamente lo que no está turbio es que el señor Springer parece enfrentar una posibilidad razonable de recibir una sentencia de prisión sustancial“.

Cuando se le preguntó el domingo si los fiscales planeaban continuar presentando cargos de asesinato, un representante de la fiscal de distrito, explicó que las averiguaciones están en curso.

Por Marlyn Montilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *