miércoles 24 de abril de 2024 08:20 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

La joven Alexee Trevizo, de 19 años, fue formalmente acusada la semana pasada de asesinato en primer grado y de abusar de un niño con resultado de muerte.

Una adolescente de origen hispano de Nuevo México admitió haber dado a luz en el baño de un hospital y luego esconder a su bebé en un pote de basura, donde luego fue hallado muerto, según indican imágenes de la cámara del cuerpo de policía local.

La joven Alexee Trevizo, de 19 años, fue formalmente acusada la semana pasada de asesinato en primer grado y de abusar de un niño con resultado de muerte, además de alterar pruebas luego de dar a luz en secreto a su bebé en el Hospital General de Artesia el pasado 27 de enero, informó el Departamento de Policía de Artesia.

“Lo lamento. Me salió y no sabía qué hacer”, señaló Trevizo luego de que un médico les dijera a ella y a su madre que el bebé recién nacido fue encontrado muerto en el baño.

“¡Lexee, te conté sobre esto! ¡Solo te pedí, cariño, que me dijeras la verdad!”, recriminó la madre de la joven, reseñó New York Post.

“Tenía miedo”, argumentó la sospechosa, y luego le dijo a la enfermera que el bebé “no estaba llorando ni nada”.

Posteriormente, la enfadada madre le exigió a su hija que le dijera qué hizo con el bebé, pero los médicos intervinieron con el fin de evitar que interfiriera en la investigación policial.

En las imágenes policiales, se puede apreciar que la sospechosa llegó al hospital diciendo que tenía un dolor de espalda, pero a pesar de que las pruebas revelaron que estaba embarazada, Trevizo negó haber tenido relaciones sexuales.

Instantes después, se encerró en el baño del hospital durante “mucho tiempo”, y cuando los médicos lograron abrir la puerta, encontraron a la joven limpiando una gran cantidad de sangre en el piso, señalaron los informes.

Aunque los médicos estaban preocupados de que Trevizo hubiese practicado el aborto, una de las enfermeras descubrió al bebé muerto dentro de un bote de basura.

Sin embargo, la Oficina del Investigador Médico de Nuevo México determinó que el bebé murió por homicidio.

A pesar de la frustración de la madre, el abogado de Trevizo, Gary Mitchell, precisó el jueves que su clienta no tiene antecedentes penales, por lo que no debería enfrentar el cargo de asesinato.

El legislador argumentó que existen discrepancias sobre los hechos en el hospital, agregando que “no es un caso clásico de abuso infantil”.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *