lunes 17 de junio de 2024 15:23 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

El gobernador republicano de Texas que activó desde el año pasado el envío masivo de inmigrantes a NYC visitó Manhattan y pidió a los demócratas locales presionar al presidente Biden para cerrar la frontera. Además vinculó eso con la crisis mortal de sobredosis de fentanilo.

Greg Abbott, gobernador republicano de Texas que activó desde el año pasado el envío masivo en buses de indocumentados desde la frontera con México hasta Nueva York, visitó Manhattan y dijo que la situación aquí parecía “calmada” en comparación con la de su propio estado.

A pesar de que ésta situación ha generado un crisis fiscal y de seguridad en Nueva York, Abbott dijo que el manejo que hace la ciudad de su afluencia de inmigrantes es “tranquilo y organizado” en comparación con lo que estaba sucediendo en su Texas, reseñó The New York Times.

Refiriéndose a sus controvertidas políticas de aplicación de la ley para evitar que los inmigrantes indocumentados la frontera sur, dijo: “Los demócratas o los líderes comunitarios en la ciudad de Nueva York, cualquiera que sea el caso, dicen: ‘Es inhumano hacer lo que [estoy] haciendo’… Hablemos de lo que es inhumano. Lo que es inhumano es que un niño de 1 año muera en Nueva York a causa del fentanilo”, dijo Abbott ayer al New York Post en el Yale Club después de un evento en el Manhattan Institute, en referencia a los cuatro bebés que sufrieron sobredosis en una guardería en El Bronx (NYC) este mes.

Agregó que las políticas fronterizas de Biden permiten a los carteles mexicanos contrabandear fentanilo y otras drogas a Estados Unidos. “Todos los estados de Estados Unidos son ahora un estado fronterizo. Cada comunidad es una comunidad fronteriza. Además de los inmigrantes, ya sea en la ciudad de Nueva York o donde sea, el fentanilo se está derramando por todo el país”, afirmó.

“Pensar que un niño de 1 año en Nueva York estuvo expuesto al fentanilo, probablemente debido a las políticas de fronteras abiertas implementadas por Joe Biden, es inhumano”, insistió.

Aunque no se reunió con autoridades locales, el republicano Abbott elogió al alcalde Eric Adams y la gobernadora Kathy Hochul -amos demócratas- por sus llamados al presidente Joe Biden para que haga más para abordar la crisis migratoria.

Además les pidió que se unieran a él para instar al presidente a hacer cumplir las leyes de inmigración que ya están vigentes y adoptar una postura más dura para frenar el aumento de indocumentados cruzando la frontera. “Esto es insostenible y esas son las palabras de su alcalde”, dijo el gobernador Abbott sobre Adams, citado por Fox News.

Poco después, tanto Hochul como Adams rechazaron sus comentarios. “Permítanme ser claro: no aceptaré consejos de Greg Abbott”, dijo la gobernadora cuando se le preguntó sobre las declaraciones del gobernador de Texas. “Los neoyorquinos merecen algo mejor que estar atrapados en un juego vicioso de papa caliente política, así que atengámonos a los hechos: cuando miles de solicitantes de asilo llegaron a la puerta del gobernador Abbott en busca del sueño americano, él decidió usarlos como peones políticos”, dijo el alcalde de NYC.

Adams declaró a Nueva York una “ciudad santuario” el año pasado cuando Abbott comenzó a alejar a miles de inmigrantes de su estado fronterizo en medio de una batalla política nacional entre demócratas y republicanos. Pero luego el alcalde cambió progresivamente de postura cuando la llegada se tornó masiva, hasta superar las 110,000 personas al momento.

Además escribió un artículo de opinión en The Washington Post a mediados de enero pidiendo al presidente Biden que cerrara la frontera sur hasta que las solicitudes de asilo de los inmigrantes pudieran procesarse y proponía una estrategia de “descompresión” para aliviar la crisis y asentar a los inmigrantes.

En una reciente encuesta más de dos a uno (60-28%) de los residentes de Nueva York dijeron apoyar un proyecto de ley de reforma migratoria integral que proporcione un camino hacia la ciudadanía para los indocumentados en todo Estados Unidos, según la última encuesta del Siena College Research Institute (SCRI). Pero al mismo tiempo hasta un sorprendente 41% ha subido el número de neoyorquinos que ahora apoya la controversial propuesta de Donald Trump de levantar un muro fronterizo, en medio de la llegada masiva de inmigrantes a la ciudad.

La gran mayoría (82%) de los neoyorquinos considera como “grave” la oleada masiva migratoria que ha vivido la ciudad desde 2022 y 58% quiere detenerla, según la encuesta previa de SCRI realizada el mes pasado. El mismo sondeo ofreció un descenso en la aprobación de los líderes demócratas en los principales cargos: el presidente Biden y la gobernadora Hochul.

A principios de este mes el alcalde demócrata Adams declaró que la llegada masiva de inmigrantes “destruirá” a la cuidad. Días después anunció un recorte escalonado de 15% en el presupuesto de todas las agencias municipales para poder financiar las necesidades de los 110,000 solicitantes de asilo, culpando de nuevo la falta de apoyo del presidente Biden y la gobernadora Hochul, arreciando la crisis local en el partido azul.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *