miércoles 24 de julio de 2024 23:26 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Si usted ha tenido que tomar últimamente un tren para Long Island, desde la icónica estación Penn Station, ubicada en el corazón de Manhattan, posiblemente no ha tenido una experiencia agradable, pues el ala de servicio de Long Island Rail Road (LIRR) se encuentra desde hace meses en ruinas, por una remodelación que pareciera nunca termina.

Ahora los gobernadores de Nueva York y de Nueva Jersey presentaron esta semana un plan estratégico en conjunto con la empresa Amtrak y NJ Transit,  para escuchar propuestas de firmas de arquitectura e ingeniería, que concreten la remodelación de una estación moderna, espaciosa y llena de luz que sea fácil de recorrer.

Eso no es todo. El plan maestro presentado por la gobernadora Kathy Hochul plantea revitalizar todas las cuadras circundantes que rodean la histórica estación de trenes, para priorizar el ámbito público y los servicios sociales, torres de viviendas asequibles y crear un paisaje urbano amigable para los peatones. 

“Vamos hacia una instalación de transporte de clase mundial, enfocada en el viajero, acorde con el eje central de la ciudad más grande del mundo. Obviamente este objetivo no puede llegar lo suficientemente pronto”, anunció la mandataria municipal.

Pero este anuncio no significa que el megaproyecto tenga del todo luz verde. El plan deberá pasar por una serie de revisiones urbanísticas y de patrimonio histórico de la Ciudad, además deberá escuchar comentarios de los vecinos de esta localidad neoyorquina. Desde ya algunas organizaciones vecinales se han opuesto frontalmente al proyecto, que integraría por los menos cuatro rascacielos a la caótica área.

Además, la Sociedad Nacional de Preservación Histórica (National Trust) a través de un informe destacó su preocupación porque en líneas generales, la idea “arrasaría” con dos edificios históricos incluidos en el Registro Nacional.

Hay que esperar

En efecto, renovar este espacio implicará de cinco a seis años después del inicio de la construcción.

Se estima una inversión de 7 mil millones de dólares provenientes, en gran parte, de fondos federales aprobados por la Administración de Joe Biden.

Actualmente Penn Station es el centro de tránsito más concurrido del hemisferio occidental, atiende a más pasajeros que los aeropuertos LaGuardia, John F. Kennedy y Newark combinados. 

La operación de Amtrak en el nuevo Moynihan Train Hall brinda la oportunidad de remodelar Penn Station, eliminando la mayor parte del primer nivel subterráneo, para abrir la explanada principal a la luz natural, mejorando el comercio minorista y otras comodidades para los usuarios.

El ambicioso proyecto será particularmente beneficioso para los usuarios de las próximas estaciones de Metro-North Railroad en el este del Bronx (Co-op City, Morris Park, Parkchester y Hunts Point), para quienes los tiempos de viaje hacia y desde el centro de Manhattan se reducirán hasta en 50 minutos como resultado del nuevo Penn Access.

Por su parte, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, señaló que durante demasiado tiempo, este centro de transporte ha estado “desactualizado e ineficiente”.

“Los pequeños desacuerdos se han interpuesto en el camino del progreso. Estoy muy contento de que estos socios se hayan unido y estén trabajando constructivamente. Tenemos más trabajo por hacer, pero con esta asociación, sé que lo lograremos”, precisó el mandatario municipal.

¿Cómo será la nueva Penn Station?

  • Se integrará el acceso al tren y todos sus servicios en un solo nivel con aŕeas de tránito de pasajeros de techos altos.
  • Se creará un área de espera y circulación principal más iluminada en el lado este de la estación que será considerablemente más grande que las áreas de Moynihan Train Hall y Great Hall en Grand Central Terminal combinadas.
  • Se establecerán líneas de visión claras a las entradas de la plataforma para proporcionar rutas de viaje más sencillas para la experiencia de los viajeros.
  • Aumentarán el número de escaleras mecánicas y ascensores a los 11 andenes de la estación en un 33 %.
  • Mejorarán y ampliarán las entradas para peatones.
  • También crearía una conexión subterránea con la estación de metro 34 St-Herald Sq.

Datos:

  • 1910 fue el año en que se abrió por primera vez en la Gran Manzana este centro de transporte que brindó a los neoyorquinos una experiencia de primera clase digna de la ciudad más grande del mundo. 
  • 50,000 empleos de construcción bien remunerados generará este proyecto en sus diferentes etapas.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *