miércoles 24 de abril de 2024 11:46 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Aparcar el jet privado de Elon Musk emite tanto CO2 como un coche pequeño durante un año.

El consumo medio de cada vuelo de Elon Musk es de 4.800 kilos de carburante y 17 toneladas de CO2.

Elon Musk no deja indiferente a nadie, con detractores convencidos, pero también con apasionados admiradores. Pero si hay algo que ni unos ni otros pueden negar es la extraordinaria capacidad de trabajo que demuestra dirigiendo (aunque sea en la sombra) hasta seis empresas de primera línea en sectores tan dispares como son SpaceX, Tesla, Solar City, The Boring Company, xAI y la red social X.

El millonario sudafricano ha afirmado en numerosas ocasiones que uno de los motivos que le empujaron a fundar empresas como Tesla o Solar City fue detener el efecto negativo de los combustibles fósiles para el cambio climático. Sin embargo, dirigir sus seis empresas, con sedes y centros de operaciones dispersos por todo Estados Unidos, complica su logística diaria y le obliga a entrar en una severa contradicción: usar sus jets (sí, en plural) privados para desplazarse.

Tal y como publican en Business Insider, los aviones privados de Elon Musk realizaron 441 vuelos en 2023. Según el registro de los vuelos que llevaba a cabo la cuenta @Elonjet de Jack Sweeney antes de que X le expulsara de la red social, en 2022 el millonario realizó 134 vuelos con un solo avión. Muchos de ellos eran de corto y medio alcance, cubriendo los desplazamientos del millonario entre California y Texas, donde se encuentran las sedes y centros de operaciones de algunas de sus empresas.

441 vuelos pueden parecer muchos, pero en realidad Elon Musk ha reducido su actividad. En 2022 sus aviones registraron 739 vuelos con un total de 1.865 horas de vuelo, lo cual equivale a pasar 77,7 días volando.

Los jets privados de Elon Musk no son eléctricos como sus coches

Según los datos del portal de rastreo de aeronaves JetSpy, Elon Musk tiene dos aviones privados registrados a la sociedad Falcon Landing LLC vinculada al entramado empresarial del magnate. Los dos jets privados suman un valor total por encima de los 100 millones de dólares. Hablamos de dos aparatos de medio alcance Gulfstream G650ER con matrícula N628TS, y G550 con matrícula N272BG.

Es posible que el uso que ha hecho de estos dos aparatos sea uno de los motivos que le ha llevado a encargar un flamante Gulfstream G700 que vendría a sustituir al Gulfstream G650ER, operativo desde 2016, igualando la cobertura de vuelo de más de 14.000 kilómetros, pero añadiendo unos interiores más amplios y capacidad para hasta 14 pasajeros repartidos en hasta 4 espacios separados.

Durante 2023, los jets privados de Elon Musk han dejado constancia de 1.161 horas de vuelo según los registros de la base de datos ADS-B, que recoge la información de ubicación GPS y altitud de los aviones.

Los vuelos más habituales en los registros de estos jets privados son los que conectan distintos aeropuertos entre los estados de California y Texas, con una duración de unas dos horas y media cada vuelo. Estos vuelos unirían las sedes de X y SpaceX en California, con la base de lanzamiento de SpaceX y el cuartel general de Tesla en la gigafactoría de Texas. Estos vuelos se producen al menos dos o tres veces por semana.

De media, cada uno de estos vuelos consume unos 4.800 kilos de carburante, con un coste medio de 9.000 dólares y con unas emisiones de 17 toneladas de CO2 a la atmósfera, según datos recogidos por la cuenta @ElonJetNextDayque registra los datos de vuelo de los aviones de Elon Musk con un retraso de 24 horas.

Esto deja unos resultados aproximados de 107 toneladas de emisiones de CO2 vertidos semanalmente a la atmósfera, y el consumo de unos 28.800 kilos de carburante. Por mostrarlo de una forma más gráfica, con las emisiones de CO2 generadas con estos vuelos se podrían llenar unas 50 piscinas olímpicas cada semana.

Los viajes de mayor distancia registrados de fueron de unas 10 horas de California a Japón en agosto de 2023 con una huella de 48 toneladas en emisiones, de Texas a Israel con una duración de casi 12 horas y unas emisiones de 62 toneladas de CO2 a la atmósfera. Además, el millonario acudió a varias citas en Europa volando con su avión privado para acudir a la feria tecnológica Vivatech, así como al evento de ideología conservadora organizado por Giorgia Meloni, Presidenta del Consejo de ministros de la República Italiana que se celebró en Roma.

Por necesidades operativas (estacionamiento), es habitual que estos aviones realicen vuelos cortos entre aeropuertos cercanos que, aunque en muchas ocasiones apenas duran 5 o 10 minutos, implican un coste para el medio ambiente ya que un vuelo de estas características equivale a la cantidad media de CO2 que emite un coche pequeño en todo un año, según estimaciones de Statista.

En conjunto, los viajes aviones privados que usa Elon Musk para dirigir sus seis empresas, emitieron 5.159 toneladas métricas de CO2. Los datos del Banco Mundialapuntan a que cada español (sin jet privado) emite unas 4,3 toneladas de CO2 al año.

Rubén Andrés

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *