miércoles 21 de febrero de 2024 05:38 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Tras una manifestación a las afueras del Concejo Municipal, trabajadores, activistas y políticos urgieron a que se dé luz verde a la “Ley de empleo seguro”, apoyada por el 81% de los neoyorquinos, que protegería a empleados de perder sus puestos sin previo aviso.

Meches Rosales lleva viviendo 17 años en la Gran Manzana, y afirma que mayormente se ha ganado la vida como niñera y empleada doméstica, pero con enojo confiesa que, así como en Nueva York el calor del verano es tan real como el frío del invierno, ha tenido que acostumbrarse, a fuerza, a otra dura realidad: “aquí, a los trabajadores los pueden correr así nomás, en cualquier momento, sin ninguna causa” justificada.

“A trabajadoras del hogar y a niñeras como yo, nos despiden todo el tiempo sin razón, después de haber trabajado duro cuidando a niños y familias. El viernes le dicen a uno que ya no venga el lunes, o le mandan un texto la noche anterior para que no vuelva más”, asegura la trabajadora guatemalteca, dibujando un panorama que, según cifras de la Contraloría Municipal, enfrenta el 60% de los empleados de la Gran Manzana, debido a que las leyes municipales permiten despidos en cualquier momento y sin previo aviso, en una figura conocida como “at will”, a voluntad donde no es responsabilidad del patrono justificar los despidos.

A mí ya me han corrido así seis veces. La última vez fue el 29 de octubre del 2018, luego de estar trabajando en una casa por más de un año y medio. Y pues, qué me tocó, irme pa’ mi casa, con mis cositas, quedando en un estrés total y en el limbo”, agregó la niñera, miembro de la organización Carroll Gardens Association, parte de la Coalición de Trabajadoras Domésticas.

Y en su afán de que esa práctica laboral cambie en la Gran Manzana, trabajadores, activistas, defensores de inmigrantes y políticos, se manifestaron este miércoles a las afueras del Concejo Municipal de la Ciudad, para exigir a ese órgano legislativo, que apruebe la llamada Ley de empleo seguro, promovida por la concejal Tiffany cabán.

La iniciativa de ley busca cambiar las reglas del juego, para garantizar que los trabajadores de la Gran Manzana no sean despedidos de un día para otro, sin razón, y que de tomarse esa decisión final, se haya dado un proceso de advertencia a los empleados en caso de estar cometiendo fallas laborales. La ley advierte que cuando el despido se amerite, se obligaría al empleador a avisar 14 días antes.

Modesta Toribio, organizadora de asuntos laborales de la organización Make the Road NY, advirtió en la manifestación que la urgencia de que se apruebe la Ley contra despidos injustificados, no solo busca proteger a empleados de “quedarse con una mano adelante y la otra atrás”, en caso de perder sus trabajos, sino ponerle freno a abusos y atropellos que son pan de cada día, especialmente para trabajadores inmigrantes.

“Con esta legislación lograríamos que los trabajadores puedan reclamar sus derechos, porque ahora mismo, como los dueños y patronos están utilizando el poder que tienen de echarlos sin previo aviso, ni causa justa, cuando ellos quieran, los empleados son víctima de explotación, abuso laboral, abuso sexual y robo de salarios”, dijo la defensora laboral. “Además la ley garantizaría que no puedan despedir a un trabajador para contratar a otro solo para pagarle menos, porque tendrían que probar que al trabajador despedido en verdad ya no lo están necesitando”.

La activista dominicana recalcó que ahora más que nunca, cuando están surgiendo nuevos mensajes de odio y retórica contra comunidades inmigrantes, como el propio Donald Trump, quien aseguró el martes que los nuevos migrantes que llegan al país son “enfermos mentales” salidos de unidades psiquiátricas y “la gente más mala que se haya visto”, urge que Nueva York proteja a la clase trabajadora.

El Concejo Municipal tiene que aprobar esta ley ya. Si no lo hace estaría mandando un mensaje negativo a la comunidad inmigrante y trabajadora, porque los dejaría en el abismo, favoreciendo a corporaciones y patronos que roban y explotan y que usan a la clase trabajadora como máquina desechable”, dijo la organizadora. “Es el momento de pasar esta legislación”.

Los manifestantes, quienes después de su jornada de protesta se dieron a la tarea de visitar las oficinas de los 51 miembros del Concejo Municipal para pedirles respaldo a la iniciativa, insistieron en que los malos empleadores han utilizado el llamado empleo “at will”, a voluntad, en su beneficio, despidiendo a empleados para “silenciarlos cuando se atreven a denunciar malos tratos, condiciones de trabajo inseguras y robo de salarios”.

Yta Yosara Pérez, quien participó en la jornada de acción, narró como trabajando en una compañía de demolición, no solo fue víctima de robo de sus sueldos, explotación laboral y acoso sexual, sino que tras sufrir un accidente, fue dejada a su suerte, pues las leyes de la Ciudad no dan ninguna protección contra despidos.

“Yo trabajaba turnos de 10 horas, seis días a la semana, haciendo todo tipo de tareas sin las herramientas adecuadas, por un pago de $100 por día y sin compensación por horas extras”, dijo la inmigrante, miembro de Make the Road NY. “Viví con este abuso, junto con otras injusticias por miedo a que me despidieran. Un día, tuve un accidente mientras trabajaba, y mis jefes me botaron en la sala de emergencia y me despidieron. Es hora de que la Ciudad proteja a los trabajadores contra el despido sin justa causa”.

El Contralor Municipal, Brad Lander, se sumó al llamado a que la Legislatura de la Gran Manzana avance en lo que calificó como una ley “de sentido común”, que beneficiaría no solo a las comunidades inmigrantes y a los trabajadores de áreas de servicios sino a todos los empelados neoyorquinos.

“No tiene sentido despedir a nadie sin una justificación, y esa es una idea que comparte la mayoría de los neoyorquinos”, dijo el funcionario, tras asegurar que el 81% de los votantes apoya la Ley de Trabajo Seguro y las protecciones que brindaría a todos los trabajadores contra despidos injustos. “La Ciudad de Nueva York tiene que dar el paso hacia adelante de inmediato y garantizar que defenderá a sus trabajadores, con el respeto y dignidad que se merecen”.

Vincent Perrone, presidente de la unión sindical Local 804 IBT, urgió al Concejo Municipal a que avance en las nuevas garantías laborales, que en incluso en países de Latinoamérica y en Europa son derechos de los trabajadores.

“Como parte del movimiento laboral, Teamsters Local 804 aboga porque todos los trabajadores tengan una causa justa de protección. Defendemos la equidad en el lugar de trabajo y es por eso que defendemos la Ley de Trabajo Seguro”, dijo el sindicalista.

Aadit Siwakoti, organizadora de la asociación Desis Rising Up and Moving, quien fue despedida sin explicación de un restaurante en el que trabajaba, tras quejarse sobre el “ambiente inseguro y tóxico”, dijo que su historia es la de miles de neoyorquinos, que están desprotegidos.

“Después de eso, enfrenté tiempos difíciles ya que pasé meses buscando trabajo. Por eso aprobar la Ley de Empleos Seguros marcaría una diferencia en la vida de los inmigrantes de clase trabajadora como yo, porque nos daría el poder de denunciar el trato injusto sin poner en riesgo nuestro sustento”, dijo la líder comunitaria.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *