lunes 24 de junio de 2024 16:44 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

El pasado martes, 39 personas fallecieron en esta estación migratoria, cercana a la frontera con EEUU. Las autoridades responsables del lugar hicieron omisión de socorro y no ayudaron a estos migrantes a escapar del fuego.

Cientos de activistas y migrantes han reclamado justicia para las víctimas del incendio de un centro migratorio en el norte de México, donde fallecieron 39 personas. La protesta se ha organizado por la visita de el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a Ciudad Juárez. “Ninguna persona es ilegal”, se podía leer en algunas de las pancartas. 

De igual manera, los familiares de los migrantes hondureños que fallecieron en 
el lugar han reclamado una investigación y la repatriación de los cuerpos a su país natal. “Nosotros exigimos justicia, que sus muertes no queden impunes, así como una pronta repatriación de los cuerpos”, declaró a medios locales Flora Santos, hermana del hondureño Alis Dagoberto Flores, quien murió a causa de las llamas.

La estación migratoria ha cerrado  definitivamente, según afirmó la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana de México, Rosa Icela Rodríguez. Este centro, fronterizo con los EEUU, albergaba 70 migrantes de Guatemala, El Salvador, Colombia, Ecuador y Venezuela retenidos para su deportación. 

De los 39 fallecidos, seis eran hondureños, siete salvadoreños, 18 guatemaltecos, un colombiano y siete venezolanos. En cuanto los 28 heridos, incidió Rodríguez, 24 permanecen hospitalizados y cuatro fueron dados de alta. 

Las autoridades mexicanas, además, continúan investigando a tres funcionarios y dos agentes de seguridad del recinto, los cuales hicieron omisión de socorro y no ayudaron a las personas allí encerradas a escapar del fuego. “Decirles que no va a haber impunidad, que se va a castigar a los responsables, y hablé con el fiscal  para pedirle que no haya ningún tipo de consideración más que el de hacer justicia. Que actúen con profesionalismo, absoluta libertad”, declaró de manera contundente López Obrador. 

Por otro lado, una decena de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) protestaron este jueves por la detención de tres de sus compañeros. Los agentes se manifestaron en las oficinas centrales del Puente Internacional de Córdova-Américas, que une a México con Estados Unidos, y señalaron que la detención de sus compañeros “es injustificada”.

Por su parte, el Gobierno de Honduras le ha pedido a México que realice una “amplia investigación” sobre el incendio. “Las autoridades mexicanas han indicado que deberán responder ante la ley los responsables de esta tragedia”, aseguró el canciller del país centroamericano, Eduardo Enrique Reina. De acuerdo con las autoridades mexicanas, el incendio dentro de una estación migratoria de Ciudad Juárez se originó porque unos migrantes prendieron fuego a unas colchonetas como medida de protesta.

El Gobierno mexicano también ha afrontado críticas de organizaciones de derechos humanos por aceptar las políticas estadounidenses y desplegar a más de 20.000 elementos de las Fuerzas Armadas en las fronteras para tareas migratorias. Según organizaciones civiles mexicanas, 2022 fue el año más trágico para los migrantes en México, ya que murieron unas 900 personas en el intento de cruzar sin documentos desde el país hacia EEUU.

publico.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *