miércoles 24 de abril de 2024 12:30 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

56% de los neoyorquinos están por debajo o cerca del umbral de pobreza, imposibilitados de cubrir necesidades básicas como vivienda y alimentación. La cifra se traduce en unas 2 millones de personas y afecta al 25% de los niños, según un estudio reciente.

“La pobreza se ha disparado en Nueva York, y los niños son los más afectados. La proporción de residentes de NYC que no podían permitirse los servicios básicos aumentó drásticamente en 2022 y uno de cada cuatro niños vivía en la pobreza” ese año, resumió The New York Times, citando un informe de la Universidad Columbia y la organización sin fines de lucro Robin Hood.

Desde entonces es posible que la situación se haya agravado. La cantidad de personas en los cinco condados que viven en la pobreza aumentó de 1,5 millones a 2 millones entre 2021 y 2022, según el informe anual Poverty Tracker. Los neoyorquinos latinos eran los que tenían más probabilidades de vivir en la pobreza en la ciudad y experimentaban pobreza al doble que los blancos.

Para el informe la pobreza es la imposibilidad de cubrir necesidades básicas como vivienda y alimentación. De los neoyorquinos que viven en la pobreza, el 26% se identificó como latino, 24% negro, 23% asiático y 13% blanco, destacó The Hill.

La ciudad de Nueva York no sólo está en crisis en lo que respecta a la pobreza, sino que también está empeorando debido a la crisis”.

“Las cifras son asombrosas”, comentó Richard Buery, director ejecutivo de Robin Hood. “Lo que realmente muestran es que la ciudad de Nueva York no sólo está en crisis en lo que respecta a la pobreza, sino que también está empeorando debido a la crisis”.

“Este informe muestra que es el mayor aumento de la pobreza desde que Robin Hood comenzó a realizar este estudio hace 12 años“, añadió Buery, citado por ABC News. “Hay varias causas, pero la que destacaríamos porque impulsa gran parte del trabajo, es la expiración de una serie de beneficios públicos que el gobierno federal y el gobierno estatal crearon durante la pandemia para ayudar a estabilizar a las familias”.

De hecho la pobreza disminuyó gracias a las desgravaciones fiscales, los controles de estímulo y de desempleo y la condonación de alquileres. Hoy en día esos cheques no llegan. El alquiler vence y es más caro que nunca, al igual que el cuidado de los niños.

El estudio de Robin Hood y Columbia no sólo se ha centrado en los que menos tienen, sino también en las personas que apenas sobreviven. Así, alrededor del 56% de los neoyorquinos están por debajo o cerca del umbral de pobreza. “Sus vidas se parecen mucho a las vidas de quienes oficialmente viven en la pobreza”, destacó Buery. “Tienen el doble de probabilidades de tener dificultades para pagar el alquiler, poner comida en la mesa o pagar sus cuentas que los neoyorquinos más ricos; tienen más probabilidades de caer en la pobreza como resultado de algún shock en sus vidas, como una factura médica que no anticiparon o un cheque de pago perdido”.

El punto de equilibrio para sobrevivir es de $88,000 dólares para una familia de cuatro en NYC. “Si vives en Nueva York y ganas menos de $88,000 dólares al año para tu familia de cuatro, todavía es muy probable que enfrentes decisiones difíciles entre si voy a pagar el alquiler, si voy a pagar la factura de la luz o el teléfono celular, o la comida o ir al médico cuando me enferme”, explicó Buery. Los resultados del estudio pueden leerse en detalle aquí.

El Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *