lunes 24 de junio de 2024 16:22 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Las más de 1,000 habitaciones del legendario hotel Roosevelt, en Manhattan, son utilizadas para albergar a inmigrantes que siguen llegando por decenas a Nueva York; el inmueble había cerrado durante la pandemia de COVID-19.

El centenario hotel Roosevelt en Nueva York reabrió este viernes sus puertas, después de tres años cerrado, como refugio para familias inmigrantes con niños y centro de operaciones que ofrecerá atención médica y asistencia legal tanto a los recién llegados como a otros que ya están en refugios de la ciudad.

Entre 600 y 700 inmigrantes están llegando diariamente a Nueva York, según el Ayuntamiento.

El pasado fin de semana, el alcalde Eric Adams informó de que el Roosevelt se sumaría a los más de un centenar de hoteles que la ciudad paga para alojar a los inmigrantes y que acogería el centro de operaciones que desde el pasado año ha estado en la Autoridad de Puertos (la estación de autobuses).

El primer autobús con los nuevos inquilinos del hotel llegó hoy cerca de las siete de la mañana, aunque otros inmigrantes llegaron por su cuenta al ahora refugio, ubicado cerca de la Quinta Avenida y de la estación del metro de Grand Central.

Los recién llegados provenían de un autobús que partió de Texas, e hicieron parada en la Autoridad de Puertos antes de subir a otro autobús local que los dejó en el antiguo establecimiento.

El hotel de 19 pisos y 1,000 habitaciones dispone ya de 175 habitaciones para las familias, que irá ampliando hasta alcanzar 850, y reservará otras 100 a 150 habitaciones para quienes estén de paso porque van a reubicarse en otros estados.

“Nos tratan como animales en la frontera”

Antonio Zapata y Rosalba Escalona, un matrimonio venezolano que llegó el jueves por la noche con sus dos hijas, sus respectivos esposos y sus nietos de 4, 6, 7, 10 y 13 años, acudió hoy al hotel para pedir que trasladen a la familia desde los albergues a donde fueron enviados y poder estar “todos juntos y en un lugar más tranquilo”.

“Aquí estamos a la deriva, porque no tenemos un sitio donde estar”, dijo el matrimonio, que señaló que en el hotel hoy les instaron a volver el próximo lunes, pero pese a todo se declaró esperanzado y agradecido “con el país y con Dios”.

La familia llegó desde Texas en un autobús tras cruzar la frontera y entregarse a los agentes de inmigración que, según Escalona, les trataron mal, culminando así una travesía de dos meses.

“Fue horrible, nos tratan como animales los policías en la frontera, a mis yernos los encadenaron ocho días. Mis nietos salieron de allí traumatizados”, afirmó la inmigrante.

La mujer trabajaba en lo que podía en Venezuela mientras su esposo era obrero de construcción, pero estaban desempleados cuando abandonaron el país caribeño, sumido en lo que describieron como una situación “caótica”.

La comida, dijo, “es carísima, y si no hay trabajo ¿qué hace uno para comer? Mis nietos están desnutridos y por eso vinimos, además de la delincuencia. Nos quitaron la casa y nos amenazaron de muerte el mismo Gobierno”.

“Lo que quiero es trabajar, sobrevivir, que me den una oportunidad en lo que sea”, agregó.

Solución de emergencia

El hotel Roosevelt, propiedad de Pakistan International Airlines y donde se han filmado escenas de muchas películas, abrió sus puertas por primera vez en 1924, pero no sobrevivió el impacto de la pandemia de covid-19 y cerró en 2020.

Al reabrir hoy como refugio, su entrada estaba custodiada por personal privado de seguridad.

Desde agosto del año pasado, Nueva York ha recibido al menos 70,000 inmigrantes, de los que al menos 40,000 están bajo cuidado de la ciudad, lo que ha provocado la saturación de los albergues públicos y los hoteles locales.

La Administración Adams ha comenzado a evaluar alternativas y ha enviado autobuses con inmigrantes a otros hoteles fuera de la ciudad para repartir la carga en los servicios, pero la medida ha sido del agrado de varias localidades al norte del estado.

El comisionado de la Oficina de Asuntos del Inmigrante, Manuel Castro, señaló en un tuit que la ciudad ha evaluado más de 500 sitios para usarlos posiblemente como refugios de emergencia.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *