sábado 13 de julio de 2024 03:25 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

La gobernadora Kathy Hochul anunció este martes la compra de 150,000 píldoras abortivas de misoprostol, en respuesta a un fallo judicial reciente que bloquearía el acceso al fármaco más comúnmente usado en el país para interrumpir embarazos.

Bajo esta dirección, el Departamento de Salud del Estado de Nueva York comenzará de inmediato a adquirir el suministro de este medicamento, suficiente para cinco años, a fin de satisfacer lo que se calcula serían las “necesidades anticipadas” en este lapso de tiempo.

Varios estados se han estado abasteciendo de este tipo de pastillas alternativas, utilizadas para inducir abortos, ya que mifepristona, la píldora más segura para este fin, corre el riesgo de ser sacada del mercado.

Para salvaguardar aún más el acceso a estos medicamentos, Hochul también está trabajando con la Asamblea Estatal en nuevas legislaciones  que exigirían a las aseguradoras privadas que cubran el misoprostol cuando se recete para un aborto, fuera de lo indicado en la etiqueta.

Además, se tratará de garantizar que a ningún proveedor se le cobre un aumento en las tasas de cobertura por negligencia médica.

“Los jueces extremistas han dejado en claro que quieren evitar el acceso a cualquier medicamento o servicios de este tipo en particular. Así que garantizaremos que los neoyorquinos continúen teniendo acceso al aborto con medicamentos”, destacó la mandataria.

Nuevas normas

Sobre la base de una inversión líder en el país de $35 millones para apoyar a los proveedores de servicios de aborto el año pasado, la gobernadora anunció que si los medicamentos recetados para interrumpir embarazos se retiran del mercado, el estado de Nueva York comprometerá hasta $20 millones adicionales a los proveedores para apoyar el acceso a otros métodos. 

Las acciones anunciadas por Hochul incluyen además un aumento de las tasas de reembolso de Medicaid y la inversión de $25 millones en fondos de apoyo a los proveedores de servicios abortivos.

También se están adecuando rápidamente normas para permitir que los farmacéuticos receten anticonceptivos e implementar protecciones de privacidad de datos en estos casos.

En paralelo, se están tomando acciones para ampliar el acceso al aborto en los campus de las universidades SUNY y CUNY.

Posible cambio de régimen

“Estamos bien preparados para pasar a un régimen de misoprostol solo si nos vemos obligados a hacerlo”, explicó la Dra. Gabriela Aguilar, directora médica de Planned Parenthood of Greater New York. Aunque subrayó que obligar a los proveedores de atención médica a ir en contra de las mejores prácticas médicas era “deshumanizante” para los pacientes.

Por su parte el alcalde Eric Adams también dijo que los proveedores de la corporación que administra los once hospitales públicos de la Gran Manzana (NYC Health + Hospitals) cambiarían al medicamento alternativo misoprostol si fuera necesario.

“Estamos presentando un informe que detalla el impacto que tendría la prohibición de la mifepristona en la capacidad del sistema de hospitales públicos para brindar atención“, acotó el mandatario municipal.

Protecciones en riesgo

Nueva York pasa a ser el último estado liderado por demócratas en tomar la acción del mayor almacenamiento posible del fármaco, después de las recientes decisiones sobre el medicamento mifepristona, que es la segunda píldora abortiva aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

El viernes, el juez federal Matthew Kacsmaryk en Texas, bloqueó la aprobación de la mifepristona por parte de la FDA, pero luego suspendió la decisión de permitirle al gobierno federal siete días para presentar una apelación.

En un fallo separado, el juez de distrito Thomas O. Rice en Washington, emitió una orden judicial preliminar en un caso de mifepristona, lo que significa que la droga aún se puede usar mientras el tribunal determina el mérito del caso.

Por ahora, la mifepristona sigue protegida en Nueva York, pero esa “protección” está en juego entre estos dos fallos.

En medio de esta batalla, la fiscal general del estado de Nueva YorkLetitia James, precisó en un comunicado que las leyes estatales protegerán los derechos productivos: “Continuaremos haciendo todo lo que esté a su alcance para proteger los derechos reproductivos, porque siempre debe ser una elección”.

En Nueva York, se puede obtener un aborto por cualquier motivo hasta las 24 semanas de embarazo, o más tarde, si la salud de la mujer está en riesgo.

msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *