miércoles 24 de abril de 2024 07:32 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Nuevos videos de vigilancia capturaron más detalles de los eventos que llevaron a la muerte de Austin Simon (35), quien resultó mortalmente acuchillado por el empleado José Alba (61) al pelear en una bodega de Harlem.

Nuevos videos de vigilancia capturaron más detalles de los eventos que llevaron a una confrontación mortal entre el empleado José Alba (61) y el cliente Austin Simon (35), quien resultó mortalmente acuchillado en una bodega de Harlem el 1 de julio.

Alba fue acusado de homicidio y ha alegado “defensa propia”, en medio de una polémica sobre la creciente inseguridad en las bodegas de Nueva York. Bodegueros, vecinos e incluso el alcalde Nueva York, Eric Adams, se han puesto del lado del trabajador dominicano, quien salió en libertad luego de que se redujera su fianza.

El primer video publicado por la policía de Nueva York mostraba al ex convicto Simon empujando a Alba contra la pared después de caminar detrás de la caja registradora de la tienda de conveniencia “Blue Moon” en Hamilton Heights.

La policía dice que Simon atacó a Alba después de que su novia discutiera con el anciano empleado porque no podía pagar una bolsa de papas fritas. Las imágenes mostraban a Alba intentando alejarse de Simon después de ser empujado, y luego clavando un cuchillo en su cuello y torso repetidamente mientras los dos luchaban entre sí.

“Papa, no quiero problemas, papa”, se escucha que Alba le dice a Simon en una mezcla de español e inglés mientras camina detrás del mostrador. Cuando Simon se le acerca, lo reta: “¿Qué te pasa? N—-r, ¿qué te pasa?” El apuñalamiento fatal ocurrió momentos después.

Más tarde New York Post obtuvo imágenes desde un ángulo diferente que mostraban el momento en que Alba aparentemente fue acuchillado por la novia de Simon mientras él apuñalaba a su novio.

Esas dramáticas imágenes mostraban a Simon acostado en la parte posterior de la caja registradora en un charco de sangre, mientras que Alba se ve en el fondo todavía sosteniendo el cuchillo ensangrentado. En un momento, se ve a la mujer llorando y aparentemente tratando de revivir a su novio.

Alba rompió su silencio sobre el incidente el lunes y le dijo a la prensa que está profundamente arrepentido y lamenta sus acciones.

No es una situación nueva. En Nueva York, el interior y los alrededores de las bodegas son con frecuencia escenas de crímenes, tanto robos como homicidios. Hasta principios de julio se habían reportado 195 robos en bodegas de NYC en 2022, dijo la policía. A esas alturas de 2021 sólo se habían denunciado 75 atracos de ese tipo.

“Los números son aún más altos. Los números no se reportan”, advirtió Frank García, presidente de la Asociación Nacional de Cámaras de Comercio estatales (NASC). Según él, algunos dueños no denuncian todos los crímenes porque han perdido la confianza en la policía y el sistema de justicia penal en Nueva York.

Los ataques son comunes a empleados, clientes y vecinos. En enero, una mujer y su perro pit bull murieron en un tiroteo dentro de una tienda de víveres en Brooklyn. A fines de noviembre un joven de 18 años falleció tras ser baleado varias veces, siendo cliente de una bodega en Staten Island (NYC). Y en octubre, un inmigrante empleado de una tienda murió apuñalado en East Harlem, en una aparente discusión por 50 centavos en el precio de un cigarrillo.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *