domingo 3 de diciembre de 2023 13:30 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

La asambleísta Jessica González-Rojas está impulsando la iniciativa, que busca derogar una ley con 76 años de vigencia, que tipifica como delito, el hecho de que una persona que sepa que es portadora de una ETS, sostenga relaciones sexuales.

Desde hace 76 años en el estado de Nueva York el que una persona portadora de una enfermedad de transmisión sexual (ETS) sostenga relaciones sexuales, a sabiendas de su estatus de salud, es considerado un delito, de acuerdo a la Ley de Salud Pública 2307.

Y dentro de la movida legislativa para el 2023, la asambleísta Jessica González-Rojas anunció que impulsará un proyecto de ley en Albany, que busca despenalizar las actividades sexuales de quienes viven con infecciones de transmisión sexual (ETS), al tiempo que eliminaría condenas anteriores.

La norma vigente no protege a quienes revelan su estatus, ni a portadores de enfermedades indetectables no transmisibles como el VIH o a quienes usen protección, penalizando cualquier contacto sexual.

“Los neoyorquinos que viven con el VIH u otras ETS, ya enfrentan barreras para acceder a la atención y el apoyo que necesitan, y criminalizarlos por un comportamiento sexual solo perpetúa las desigualdades raciales y el estigma en lugar de combatir la transmisión”, aseguró la legisladora de Queens.

La asambleísta destacó que las leyes deben reflejar los avances de la ciencia y no quedarse arraigadas a concepciones del pasado.

“Sabemos que aumentar el acceso a pruebas, tratamiento y otros recursos, ayuda a frenar la transmisión de las ETS, no la criminalización. Esta parte arcaica de la Ley de Salud Pública de Nueva York pertenece al basurero de la historia, e insto a mis colegas en Albany a que apoyen este proyecto de ley en la próxima sesión legislativa”, agregó la política latina.

La líder hispana advirtió que personas portadoras de enfermedades de transmisión sexual son criminalizadas y corren el riesgo de ser procesadas por delitos de bajeza moral, que afectan procesos migratorios, pues una condena podría llevarlos a la deportado o dificultar su ajuste migratorio.

Jared Trujillo, asesor principal de políticas de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York, quien apoya la legislación, advirtió que la ley actual estigmatiza a quienes portan enfermedades de transmisión sexual.

“Nueva York ha reducido la transmisión del VIH y las ETS a través de enfoques progresivos de salud pública, pero las leyes arcaicas que criminalizan a las personas que viven con ETS siguen vigentes”, dijo el activista, insistiendo en que dar luz verde a proyecto en Albany es un imperativo moral y de salud pública. “Ya es hora de derogar estas leyes estigmatizantes, que desincentivan la divulgación, ignoran la ciencia actual y someten a las personas LGBTQ+, jóvenes de color y mujeres cisgénero negras y latinas a una vigilancia policial innecesaria”.

Los promotores de la legislación aseguran que investigaciones de salud pública revelan que el aumento de la criminalización a personas con enfermedades sexuales no cambian el comportamiento ni afecta la transmisión del VIH, y por el contrario derogar la Ley de Salud Pública 2307 dejaría de perpetuar más las inequidades de raza, género y clase en el sistema penal.

Tyrone Hanley, director de Iniciativas de Justicia Económica y Racial del NCLR, manifestó que la criminalización es un mal sustituto de las iniciativas de salud pública.

“No solo es ineficaz, sino que también perpetúa el estigma y la discriminación contra grupos impopulares. Esta es una razón por la cual el movimiento LGBTQ tiene una larga historia de resistir los esfuerzos para criminalizar a nuestra comunidad y la violencia por parte del estado, incluida la policía”, dijo Hanley. “Revocar la ley de Nueva York que criminaliza a las personas que viven con infecciones de transmisión sexual es parte de ese legado y la ley merece ser incluida en los libros de historia, donde pertenece”.

Christine Khaikin, abogada de Políticas de Salud de la organización The Legal Action Center, aseguró que derogar la Ley de Sald Pública 2307 es un acto de justicia para poner fin a la criminalización injusta que han sufrido personas que viven con una enfermedad de transmisión sexual o el VIH.

“Esta ley no solo es obsoleta, sino que socava gravemente la salud y la seguridad pública, e ignora décadas de avances científicos en la prevención de enfermedades infecciosas”, dijo la defensora. “Revocar esta ley dañina es vital para avanzar en los objetivos de salud pública de Nueva York y para poner fin al trato discriminatorio de las personas que viven con el VIH y el SIDA”.

Alisha Kohn, directora de Queers for Justice en The Newburgh LGBTQ+ Center, se sumó al llamado de los activistas y la asambleísta González-Rojas para que Nueva York se mueva hacia la despenalización de las personas que tengan enfermedades de transmisión sexual y sostengan relaciones, y se una a varios estados que están en ese mismo terreno legal.

“Durante décadas, los neoyorquinos ‘queers’ han sido criminalizados por tener VIH/SIDA. Ahora es el momento de que el estado de Nueva York revoque la ley 2307″, dijo la activista.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *