lunes 24 de junio de 2024 13:58 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El juez de la Corte Federal del Distrito Sur, Vernon S. Broderick, sentenció sin piedad a 1.260 años en la cárcel, condena equivalente a 10 cadenas perpetuas consecutivas y los más de 200 extras, al terrorista islámico Sayfullo Saipov por los asesinatos de ocho turistas dejando graves a 18 transeúntes en el Bajo Manhattan para lo que usó un camión rentado el 31 de octubre 2017, Día de Halloween.

El extremista del Estado Islámico (ISIS), con sede en Siria, atropelló a las víctimas mientras gran parte recorrían el área en un carril de bicicletas “Citibike” rentadas y algunos eran nativos de Argentina.

El terrorista, nativo de Uzbekistán  que residía en Paterson, Nueva Jersey se salvó de la pena de muerte pedida por los fiscales federales que fue rechazada por un jurado en marzo de este año imponiéndole cadena perpetua obligatoria.

“La conducta en este caso está entre las peores, si no la peor, que he visto”, dijo el juez Broderick que es afroamericano.

El extremista era conductor de camiones  de larga distancia (trailers) y entró legalmente a los Estados Unidos desde Uzbekistán en 2010 residiendo en Ohio y Florida antes de reunirse con su familia en Nueva Jersey.

Su abogado defensor, David Patton, le dijo al jurado que las acciones del terrorista  fueron sin sentido, horribles y no hay justificación para ellas.

El magistrado citó la naturaleza impenitente de Saipov, quien, dijo que las lágrimas de las víctimas y familiares en la sala del tribunal eran pequeñas en comparación con la sangre y las lágrimas que han sufrido los creyentes islámicos cuando se le dio la oportunidad de hablar sobre la sentencia.

El terrorista rentó un camión de la empresa “Home Depot” para cometer el ataque.

Los familiares de las ocho víctimas fatales hablaron en la corte a veces entre lágrimas durante la lectura de la  sentencia, sobre su dolor y dirigiéndose esporádicamente al terrorista.

Saipov, siguió el proceso a través de un intérprete y se mantuvo indolente ante las expresiones de los parientes de los muertos y heridos.

Los fiscales pidieron al juez a imponerle  una sentencia de ocho cadenas perpetuas consecutivas, una por cada muerte, y 260 años adicionales de prisión.

“Saipov es un terrorista descarado, un asesino orgulloso que no merece indulgencia y debe ser castigado con todo el peso de la ley”, escribieron los fiscales al magistrado.

El juez siguió la recomendación de la fiscalía, imponiendo ocho cadenas perpetuas consecutivas y dos que se ejecutarán simultáneamente, aunque el efecto práctico de una sola cadena perpetua es el mismo ya que no hay libertad condicional.

Saipov cometió el ataque en una “iniciación” para ser admitido como militante  del Estado Islámico, explicaron los fiscales.

Cinco turistas de Argentina, dos estadounidenses y una mujer belga murieron, y otros 18 resultaron gravemente heridos.

Un oficial de policía le disparó a Saipov e inmediatamente lo detuvo después de salir de su camioneta gritando “¡Dios es grande!” en árabe y agitando pistolas de perdigones en el aire.

Los fiscales dijeron que sonrió cuando preguntó a los agentes del FBI que lo interrogaron en una habitación del hospital si podían colgar una bandera del ISIS en las paredes.

Saipov sea recluido en la cárcel federal  Supermax de Colorado, la prisión federal más segura de Estados Unidos, donde pasará 22 o 23 horas al día solo en una celda con una cama de concreto y donde actualmente está recluido el célebre capo de las drogas mexicano, “El Chapo” Guzmán.

El caso judicial contra el terrorista fue el primer juicio federal de pena de muerte desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo en 2021 y prometió durante su campaña abolir la pena capital en casos federales.

Los familiares de Saipov habían pedido una sentencia de cadena perpetua, diciendo que esperaban que se diera cuenta de lo que había hecho y expresara remordimiento.

Dijeron que querían que volviera a la persona pasiva que lo recordaban antes de que se obsesionara con la propaganda en línea publicada por el grupo militante Estado Islámico, según divulgó el tabloide NY Post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *