sábado 24 de febrero de 2024 22:36 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._  En recuadro, la dominicana Gabriela Hernández muerta brutalmente en un accidente en abril 2021 por el conductor Pedro Nieves, condenado a entre 12 y 18 años en la cárcel ayer miércoles en la Corte Superior de Salem en Massachusetts. (Fuente externa).

NUEVA YORK._ El conductor Pedro Nieves, quien manejando borracho y drogado mató brutalmente  en un aparatoso choque a la dominicana Gabriela Hernández de 24 años de edad, cuando impactó el vehículo en el que ella viajaba el 29 de abril 2021 en una calle de Lawrence en Massachusetts, fue condenado a entre 18 y 12 años de cárcel ayer miércoles.

Nieves, quien se declaró culpable mediante un acuerdo con los fiscales de homicidio culposo y otros numerosos cargos,  fue prohibido  a no volver a conducir un vehículo ni ingerir alcohol de por vida por el juez C. William Barrett de la Corte Superior.

El accidente ocurrió en la intersección de la calle South Union y la avenida Winthrop a las 12:23 de la madrugada.

El conductor, quien hizo una declaración disculpándose al leer su admisión de culpabilidad tendrá derecho a pedir libertad condicional cuando cumpla 12 de los 18 años de sentencia.

También estará en libertad supervisada otros 5 años.

El impacto provocado por Nieves fue tan fuerte que el carro Honda Civic 2011 conducido por la también dominicana Lucidania Peña, amiga de la víctima se partió por la mitad y se prendió en candela.

Los rescatistas de los bomberos tuvieron que usar herramientas especiales “Jaws Life”  (Mandíbulas de Vida) para rescatar el cuerpo de las cenizas del Honda mientras Nieves huía de la escena.

Familiares de Gabriela quien era madre de dos niños, se opusieron al acuerdo criticando a los fiscales por aceptar la sentencia que califican de muy benévola.

Alirio Hernández, suegro de Gabriela dijo fuera de la corte que Nieves se merece cadena perpetua o décadas en la cárcel porque estaba borracho y drogado y mató a Hernández de una forma brutal.

La suegra de la muerta, Belkys Disla, leyó un documento en el tribunal antes de la sentencia, diciendo que todos los días, los hijos de Gabriela preguntan por su mamá.

Nieves declaró que siente un gran remordimiento y que está genuinamente arrepentido por lo que hizo.

“Espero que puedas encontrar en tu corazón el perdón”, pidió a la familia de Gabriela poco antes de declararse culpable de una serie de cargos.

El juez dijo que lo condenaba por los cargos de homicidio involuntario mientras operaba bajo la influencia del alcohol y drogas causando lesiones graves y asalto y agresión con un arma peligrosa causando lesiones graves y daños corporales.

Peña, quien resultó gravemente herida en el accidente y fue transportada en un helicóptero clínica a un hospital de Boston, y el esposo de Gabriela, Darwin, también estuvieron en la corte visiblemente emocionados durante la audiencia.

En las declaraciones de impacto de la víctima, los familiares de Hernández le dijeron al juez  que era una maravillosa esposa, madre y amiga y cómo sus hijos pequeños todavía la anhelan en sus vidas.

“Paso todo el tiempo con los niños y me duele mucho ver cómo suplican por su mamá. Siempre están esperando el día en que regrese para darles abrazos y besos”, añadió la suegra en la declaración.

Nieves conducía a 100 mph cuando chocó contra el Honda, dijeron las autoridades.

Como condiciones de su libertad condicional, Nieves también debe dejar la bebida alcohólica.

“Si hay algo que pueda hacer para evitar eso, eso es lo que quiero hacer. Haré todo lo posible para asegurarme de que este hombre no vuelva a conducir nunca más”, dijo el juez Barrett.

El nivel de alcohol en la sangre de Nieves era de .17, el doble del límite legal, en el momento del accidente, dijo la  fiscal adjunta  Mary Eileen Spano.

Por el delito de conducir bajo la influencia de drogas causando lesiones corporales graves, Nieves fue sentenciado de 8 a 10 años en una prisión estatal. La condena correrá paralelamente a la de 12 a 18 años de prisión por homicidio culposo.

La pena máxima que enfrentaba Nieves fue de 20 años de prisión por el cargo de homicidio involuntario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *