viernes 17 de mayo de 2024 20:54 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

La mujer identificada como Erica Báez, de 41 años, se encuentra detenida sin derecho a fianza por homicidio involuntario en segundo grado y poner en peligro el bienestar de un niño por los hechos ocurridos el 13 de enero de 2022, en un hotel.

Una niña de 7 años de El Bronx se ahogó en la piscina de un hotel y su bebé de 5 meses quedó solo en su habitación mientras su madre supuestamente los dejó para irse a tomar bebidas en el bar, anunciaron los fiscales este martes.

La mujer identificada como Erica Báez, de 41 años, se encuentra detenida sin derecho a fianza por homicidio involuntario en segundo grado y poner en peligro el bienestar de un niño por los hechos ocurridos el 13 de enero de 2022, en un hotel Marriot en Melville.

La niña Katlyn murió el 1 de año tras pasar más de un año con soporte vital, de acuerdo con fiscales del condado de Suffolk.

Según la Oficina de Fiscal de Distrito del Condado de Suffolk, Báez se hospedó en el hotel con su novio, su hijo de 5 meses y Katlyn, cuando el novio se fue a trabajar ese día en la mañana.

Alrededor de las 3:00 p.m. del trágico día, la madre le pidió al personal del hotel que abriera la piscina cubierta alrededor de las 3:00 p.m., pero los trabajadores advirtieron que no había salvavidas y que debería quedarse con su hija, indicó la oficina del fiscal.

Pero lejos de hacer caso a la advertencia de los trabajadores, la mujer fue al bar del hotel donde comió y bebió mientras su hija jugaba sola, afirmaron los fiscales.

Luego de dejarla sola mientras subía a la habitación del hotel para ver a su bebé, volvió al bar y dejó a la niña más de 30 minutos antes de regresar a la piscina y hallarla flotando y sin vida, señaló la oficina.

Al llegar los miembros del los servicios de emergencia, Báez mintió al afirmar que solo dejó a la niña por cinco minutos, apuntó la oficina.

Los trabajadores de emergencias lograron revivir a la niña, pero quedó con daño cerebral irreversible por falta de oxígeno, y tuvo que vivir más de un año con un ventilador y un tubo de alimentación hasta el 1 de mayo, después de quedar séptica.

Dos semanas después, Báez fue arrestada y acusada de homicidio involuntario en segundo grado y dos cargos de poner en peligro el bienestar de un niño. La mujer se declaró inocente en la corte el martes.

“Las supuestas acciones de este acusado fueron egoístas, sin sentido y sin corazón”, precisó el fiscal de distrito Raymond Tierney. “Haremos todo lo que podamos para garantizar que se haga justicia para la pequeña Katlyn, cuya corta vida terminó demasiado pronto”.

Se espera que Báez regrese a la corte el próximo 24 de mayo.

Con información de New York Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *