miércoles 24 de abril de 2024 07:38 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Un reporte de la organización Make the Road NY que recopiló datos entre más de 700 recién llegados revela que el 93% no ha podido conseguir abogados gratuitos para mover sus casos, 98% no tiene trabajo, 63% no tiene acceso a clases de inglés y 59% no tiene transporte confiable.

Desde que nuevos migrantes comenzaron a llegar en masa el año pasado, en autobuses enviados desde la frontera sur a la Gran Manzana, la Administración Municipal del alcalde Eric Adams, les ha tendido la mano a buena parte de los 72,000 recién llegados, proporcionando albergue, comida y ropa, lo que le ha costado a la Ciudad más de $1,200 millones de dólares.

Pero un reporte presentado este martes por la organización Make the Road NY, que intenta servir de radiografía para presentar en datos las problemáticas y desafíos a los que se están enfrentando los migrantes en Nueva York, dibujó un panorama desalentador y bastante preocupante, que exige acciones inmediatas.

Más allá de recibir refugio, los recién llegados a la Gran Manzana están desconectados de opciones reales que les garantice la oportunidad de ajustar su estatus migratorio bajo la solicitud de asilo, al igual que sumarse a la fuerza laboral y la economía de la ciudad.

Así lo reveló el estudio “Desplazados y desconectados”, que recopiló datos entre más de 700 recién llegados en asuntos como acceso a abogados, atención médica, educación, oportunidades laborales y servicios básicos, mostrando que el 93% de los migrantes no ha podido presentar sus casos de asilo, debido a la falta de servicios de ayuda legal.

Asimismo, el reporte indica que 98% de los migrantes no tiene trabajo, 63% no tiene acceso a clases de inglés, 59% no tiene transporte confíable, 72% tiene problemas serios para cubrir necesidades básicas y 26% no tiene garantía de comer tres veces al día, por lo que líderes políticos y comunitarios hicieron un llamado tanto al gobierno municipal, como al estatal y federal, el gran ausente en medio de la crisis, para que no desestime estos datos y aprueben la inyección de más recursos, principalmente en asistencia legal, que mejore la situación de los recién llegados.

“La gente no viene aquí simplemente porque sí. Se trata de un asunto de sobrevivencia y no basta con ofrecerles albergue sino que urge que la Administración municipal apruebe $70 millones adicionales en programas de asistencia legal para tener $140 millones y poder traer más abogados que los ayuden a presentar sus solicitudes de asilo, porque si no lo hacen en un período de 1 año van a quedar sin manera de ajustar su estatus”, dijo Natalia Aristizabal, subdirectora de Make the Road NY.

El Contralor Municipal, Brad Lander, se sumó al llamado a que se destinen más fondos para ayudar a los recién llegados a presentar sus solicitudes de asilo, y advirtió una vez más que si la Ciudad se niega a hacerlo, pronto habrá una crisis mayor.

“Si presentan sus casos, en seis meses pueden recibir permisos de trabajo, obtener empleo, salir de los albergues, empezar a ponerse en pie por ellos mismos, mudarse a una vivienda permanente y construir vidas en comunidad, pero lo único que hemos hecho es invertir casi todo solo en refugio”, aseguró el funcionario, quien pidió al Alcalde que lea el reporte de Make the Road. “A medida que la primera ola de recién llegados se acerca a su fecha límite de un año para solicitar asilo, la Administración ha dedicado la mayor parte de su energía a brindar refugio de emergencia, pero muy poca a coordinar los servicios legales. El 95% de los recién llegados encuestados por Make the Road NY tiene la intención de solicitar asilo, pero casi el 93% aún no ha obtenido asistencia legal para presentar los documentos de asilo y solicitar la autorización de trabajo”.

El Concejal Shekar Krishnan agregó que otros frentes que deben cubrirse tienen que ver con la inversión en vivienda, mejores empleos, programas de inglés, pues es la manera para que miles de niños y sus padres puedan adaptarse mejor a la Gran Manzana y mejorar sus oportunidades.

“Para ayudar de verdad a quienes vienen en busca de asilo, necesitamos resolver problemas estructurales de injusticia sistémica, necesidad de empleos permanentes, y vivienda, lo que requiere un esfuerzo de todos los niveles de gobierno, municipal, estatal y federal que cree un camino digno para todos”, dijo el político de Queens. “Además debe entenderse que hoy más que nunca es urgente que haya mayores programas bilingües en nuestras escuelas”.

Jesús C, padre de familia recién llegado de Venezuela, quien espera solicitar asilo, confesó que no ha podido encontrar ayuda legal para someter su caso y le preocupa no tener trabajo, por lo que pidió apoyo en esos terrenos.

“Mi esposa, mis dos hijas pequeñas y yo llegamos hace 19 días a la ciudad de Nueva York, y tengo la esperanza de poder construir un futuro mejor y más seguro. para mi familia aquí. Actualmente estamos viviendo en un refugio y no tenemos un lugar para cocinar. Estamos recibiendo los alimentos que nos da la ciudad, por lo cual estamos agradecidos, sin embargo me preocupa ver que mis hijas han bajado de peso”, dijo el joven de 22 años. “No tengo trabajo en este momento, y todos me dicen que necesito un permiso para trabajar, que espero tener ese permiso pronto, para poder trabajar y darle una mejor calidad de vida a mi familia. Pero no he podido recibir ningún consejo legal con respecto a mi caso, y espero poder acceder a ayuda pronto”.

El Defensor del Pueblo, Jumaane Williams también levantó su voz para que la Ciudad, el Estado y la Administración Biden muevan las piezas necesarias para ayudar a los recién llegados en sus procesos de asilo.

“Tenemos los recursos para hacerlo, lo que está faltando es volunta política. Hay que empezar con la agilización de permisos de trabajo, hay que pensar en ellos como lo que son, seres humanos, que necesitan una respuesta a lo que es una crisis humanitaria. Es una crisis nacional, y e sla oportunidad de demostrar lo que somos”, dijo Williams.

Recomendaciones del reporte

Acelerar la autorización de permisos de trabajo por parte del gobierno federal
Enviar más recursos a NY desde Washington para apoyar a los solicitantes de asilo
Revertir los esfuerzos para socavar el sistema de asilo
Expandir y renovar TPS y DED para países afectados por disturbios políticos y desastres naturales
La Ciudad debe financiar servicios legales invirtiendo al menos $70 millones
Promulgar el paquete completo de reformas aprobado la semana pasada y ampliar el acceso a todas las personas a los vales de vivienda CityFHEPS, independientemente de su estatus migratorio
Detener los recortes presupuestarios en las escuelas
Financiar completamente la alfabetización de adultos
Financiar escuelas comunitarias
Renovar y ampliar la Iniciativa de Apoyo a los Trabajadores de Bajos Ingresos
Renovar el Financiamiento de la Iniciativa de Capacitación e Inserción Laboral
Abordar las disparidades en la atención médica a través de programas como Access Health Initiative y MCCAP
Ampliar los fondos para NYC Care ($100 millones por año)

Reporte sobre nuevos migrantes en datos

766 nuevos migrantes fueron encuestados

95% de ellos aseguró tener intenciones de pedir asilo

93% no ha podido conseguir abogados gratuitos para mover sus casos

98% no tiene trabajo

97% no ha recibido permisos laborales

63% no tiene acceso a clases de inglés

59% no tiene transporte confiable

72% tiene problemas serios para cubrir necesidades básicas

26% no tiene garantía de comer tres veces al día

50% no tiene acceso a la salud

41% ha manifestado tener ansiedad o depresión

Por: Edwin Martínez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *