martes 23 de abril de 2024 07:05 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Policías mexicanos, agentes de la DEA, alguaciles federales  de los Estados Unidos (US Marshalls), arrestaron  al esposo fugitivo de la propietaria dominicana de una guardería en El Bronx en la que la semana pasada murió el niño dominicano de 1 año de edad, Nicholas Dominic Feliz y otros tres menores resultaron graves.

El prófugo, Félix Herrera García fue detenido por oficiales de la Policía Estatal Preventiva y la Policía Municipal de Culiacán, capital del estado de Sinaloa y entregado a la DEA y a los US Marshalls para su extradición a Estados Unidos.

Fue interceptado por los oficiales cuando llegaba a Sinaloa en un autobús.

Se informó que las agencias federales habían rastreado hasta Texas al fugitivo recibiendo informaciones de que estaba del otro lado de la frontera, en Culiacán donde fue ubicado y detenido por los policías mexicanos.

Herrera García huyó de la guardería hacía 10 días escapando por un callejón don dos bultos en los que la policía de Nueva York cree llevaba drogas.

“De manera coordinada, elementos de la Policía Estatal Preventiva y Policía Municipal detuvieron en Culiacán, a un hombre de nacionalidad dominicana con dos órdenes de aprehensión en Estados Unidos”, dijo la policía mexicana en un  comunicado divulgado ayer martes en la noche por el canal local Bronx News 12.

“La policía en primera instancia detuvo al hombre por delitos administrativos, por lo que fue llevado a la corte en la capital del estado y debido a su nacionalidad, sus datos fueron verificados con autoridades extranjeras, quienes informaron que el hombre tenía dos órdenes de captura por el delito de conspiración de drogas y homicidio de un niño”, añade el comunicado.

Herrera García es el cuarto sospechoso arrestado en relación a la muerte del niño después de la detención del también dominicano Renny Antonio Parra Paredes (El Gallo) capturado a mediados de la semana pasada y acusado también por la muerte del pequeño.

La Oficina del Fiscal Federal publicó fotos de Herrera García el lunes de esta semana, saliendo por la puerta trasera de la guardería con las bolsas, momentos antes de que los paramédicos llegaran a la escena.

Félix Herrera García fue arrestado en México, en un autobús en Sinaloa, después de una persecución que duró más de una semana, dijeron las fuentes.

Tras el arresto de García, las autoridades mexicanas que lo detuvieron proporcionaron más detalles sobre su captura en un comunicado.

“A raíz de estos hechos, fue puesto a disposición de las autoridades migratorias correspondientes con el fin de determinar su situación y realizar el trámite pertinente establecido por la ley del país vecino”, explica el comunicado refiriéndose a Estados Unidos.

El fiscal federal Damian Williams dijo que  “prometí la semana pasada que continuaríamos trabajando para llevar ante la justicia a los involucrados en los envenenamientos infantiles en la guardería Divino Niño. Desde entonces, esta oficina y nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley han trabajado día y noche para identificar y detener a otras personas responsables. El arresto de hoy es un paso más para obtener justicia para los niños víctimas de este crimen atroz y sus familias”.

El Servicio de Alguaciles de Estados Unidos rastreó a Herrera hasta Texas, donde recibieron una pista de que se estaba escondiendo al sur de la frontera.

Las autoridades mexicanas capturaron al fugitivo, trabajando con agentes de la DEA y los US Marshalls.

Su esposa, Grei Méndez de Ventura, de 36 años, propietaria de la guardería “Divino Niño Daycare” y su primo, Carlisto Acevedo Brito, de 41, fueron acusados de asesinato, asalto y poner en peligro la vida de un niño por los fiscales del Bronx el día después de que el pequeño Nicholas muriera y otros tres niños se enfermaran con fentanilo en el centro de cuidado infantil el 15 de septiembre.

La pareja y un tercer presunto cómplice, Renny Antonio Parra Paredes, de 38 años, también enfrentan cargos federales de conspiración para distribuir narcóticos que resultaron en la muerte.

Las autoridades dijeron que tenían una fábrica de narcóticos en el sotano fuera  de la guardería donde se encontraron drogas y parafernalia escondidas encima de las alfombras de juego de los niños y en dos trampillas debajo de donde los niños comían, jugaban y dormían, según la policía.

La policía de Nueva York sindica a al esposo de la mujer como el líder del grupo.

Los fiscales dijeron que Méndez encontró a los niños inconscientes poco antes de las 2:39 de la tarde del 15 de septiembre e hizo tres llamadas antes de llamar a la policía, una a un compañero de trabajo y dos a su esposo.

Ella no llamó al 911 hasta las 2:52 de la tarde para darle tiempo a su esposo para que corriera  a la guardería desde el apartamento de la pareja al lado del centro infantil y huyera con bolsas que se cree estaban llenas de drogas.

Las autoridades lo habían estado buscando desde entonces, con la búsqueda expandiéndose fuera del país, a su natal República Dominicana.

Méndez, quien junto con Brito y Paredes, está detenida sin fianza, también borró más de 21,000 mensajes con su esposo antes de que llegara la policía, dijeron los fiscales federales.

Las fuentes dijeron que el propio hijo de 2 años de Méndez estuvo expuesto a las drogas el año pasado y fue tratado sin que la policía fuera convocada.

El abogado criminalista dominicano Andrés Manuel Aranda, que defiende a Grei dijo la semana pasada que ella se declara inocente y que no sabe nada sobre las drogas halladas en la guardería.

El reconocido jurista no se ha referido todavía a la captura en México del esposo de Méndez de Ventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *