martes 23 de abril de 2024 06:47 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El pandillero dominicano Edwin Antonio Cortorreal Lora (Crazy Ed) de 36 años de edad y miembro de la pandilla “Hot Boys” fue sentenciado a cadena perpetua en la Corte Federal del Distrito Sur en Nueva York, después de ser extraditado desde la República Dominicana donde se escondía por el asesinato de su connacional Kelly Díaz durante un atraco en 2006 en el Alto Manhattan acompañado por otros tres criminales, todos enmascarados.

Fue detenido en el Ensanche Águila de San Francisco de Macorís (provincia Duarte)  al nordeste de la República Dominicana y entregado a alguaciles federales de Estados Unidos (US Marshalls) después que la Corte Suprema en Santo Domingo autorizara su extradición y el presidente de la república firmó el decreto para ser entregado a la justicia norteamericana.

Cortorreal, con un largo prontuario criminal fue capturado en el país caribeño por agentes de la Dirección Nacional de Control de Drogas en octubre 2019 y traído en custodia a Estados Unidos en 2020 por cargos de asesinato en primer grado, robo a mano armada y allanamiento de morada.

La esposa de la víctima, Yeame Duran, de 23 años, estaba en el apartamento en el momento del atraco y fue atada al igual que su esposo por los ladrones, cuando Cortorreal disparó a la cabeza de Díaz asesinándolo al estilo ejecución.

El hecho ocurrió a las 2:55 de la madrugada del 27 de octubre 2006 cuando los atracadores irrumpieron en la puerta del apartamento de la pareja para cometer el robo.

Un comunicado de la oficina del fiscal federal del distrito sur en Manhattan, Damien Williams explica que el pandillero fue declarado culpable en un juicio de cinco días que concluyó el 26 de abril y fue sentenciado la semana pasada por la jueza federal del caso Valerie E. Caproni.

La fiscalía dijo que a Cortorreal también se le buscaba con órdenes de arrestos por narcotráfico, varios atracos, robos, asaltos y tiroteos en el Alto Manhattan, El Bronx y otras localidades de la ciudad, cometidos entre 2006 y 2013.

“Edwin Cortorreal era miembro de un violento equipo de robo que aterrorizó al vecindario de Washington Heights en Manhattan”, dijo el fiscal Williams.

“Simplemente robar a sus víctimas no era suficiente. Estaba dispuesto a matarlos para asegurarse de salirse con la suya”, añade el comunicado.

Cortorreal y sus cómplices irrumpieron en el apartamento de Díaz en medio de la noche, lo ataron con cinta adhesiva a una silla y arrojaron a su esposa al suelo, dijeron los fiscales.

Cortorreal le disparó a Díaz, quien tenía  24 años a quemarropa en la cabeza mientras su esposa observaba, indica el comunicado.

Menos de un año después, Cortorreal planeaba cometer otro robo mortal para evitar dejar testigos vivos.

“Cortorreal, un ciudadano dominicano fue extraditado de la República Dominicana en 2020”, informó el fiscal Williams.

Fue declarado culpable de conspiración para cometer crimen organizado, asesinato en ayuda al crimen organizado y uso de un arma de fuego que resultó en la muerte de Díaz.

“Gracias al arduo trabajo de nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley y los fiscales de esta oficina, Cortorreal no se salió con la suya con este crimen”, expuso la fiscalía en el comunicado.

“Los crímenes de Cortorreal fueron nada menos que horribles”, definió el fiscal.

“Fue miembro de la famosa pandilla Hot Boys, que causó estragos en el área de Washington Heights durante varios años. Desde 2006 hasta alrededor de 2013, este grupo violento cometió una serie de robos, y delitos relacionados con las drogas, infundiendo miedo en la comunidad”, explica la información.

“El acto más atroz atribuido a Cortorreal fue el asesinato  de Díaz. En una escalofriante muestra de brutalidad, Cortorreal regresó después del ataque inicial y disparó fatalmente a Díaz a quemarropa, mientras que la esposa de Díaz se vio obligada a presenciar el horrible asesinato de su esposo”, explica el comunicado.

Díaz fue declarado muerto en la escena por los paramédicos pero su esposa resultó ilesa.

El pandillero era también buscado en la República Dominicana por la violación sexual  a un niño menor de 16 años y maltrato físico y agresión indecente a un menor de 14 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *