viernes 12 de julio de 2024 18:09 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

El pasajero del metro de 24 años nunca tuvo la intención de matar a Jordan Neely, dijo su abogado a fines de la semana pasada, parte de una larga declaración que la familia del hombre que falleció criticó como una “admisión de culpabilidad” en una nueva declaración el lunes.

La Policía de Nueva York está buscando a media docena de personas que detuvieron el tráfico de trenes durante el fin de semana en medio de protestas en curso por la muerte por estrangulamiento en el metro de Jordan Neely. Mientras tanro, fuentes familiarizadas con el caso dicen que la oficina del fiscal de distrito podría convocar a un gran jurado para considerar cargos criminales tan pronto como esta semana.

Unas 13 personas fueron arrestadas en relación con las protestas del sábado en la estación del metro de Lexington Avenue y 63rd Street de Manhattan. La policía publicó fotos de otros seis que quieren interrogar en lo que llaman un caso de allanamiento de morada. Estaban entre las docenas que, gritando “sin justicia, no hay paz”, saltaron a las vías del tren lo que detuvo el tránsito de los trenes.

Esta fue la más reciente manifestación en medio de la controversia por la muerte de Neely en un metro en Broadway-Lafayette el pasado lunes. Neely, un hombre de 30 años con un largo historial de arrestos por delitos que incluyen agresión y contacto desordenado, presuntamente había estado amenazando a los pasajeros en un tren esa tarde cuando otro pasajero del metro, un exinfante de marina identificado por sus propios abogados como Daniel Penny, de 24 años, trató de intervenir.

Penny asfixió a Neely en el piso del vagón del metro, mostró un video. Neely falleció poco después. Penny fue inicialmente detenido para ser interrogado y luego fue liberado. El fallo de la oficina del médico forense de la muerte de Neely como un homicidio ejerció una nueva presión sobre la oficina del fiscal de distrito de Manhattan, que según las fuentes ha estado sopesando posibles cargos.

Las tensiones, mientras tanto, están hirviendo a fuego lento.

En medio de la investigación en curso, el caso ha suscitado llamados para que Penny, inicialmente aclamado como una buen samaritano por intervenir cuando Neely amenazaba a los pasajeros, sea arrestado. Los manifestantes del fin de semana llevaron sus cánticos por las calles de Manhattan antes de descender a las vías en Lexington Avenue y East 63rd Street el sábado y bloquear el ingreso de un tren de la línea Q a la estación, lo que provocó retrasos en el tránsito y, según las autoridades, arriesgaron vidas de manera imprudente.

El jefe de Tránsito de la Ciudad de Nueva York, Richard Davey, describió las acciones de los manifestantes como “peligrosas, imprudentes y que pueden poner en peligro la vida”.

“Si bien las protestas pacíficas siempre han sido parte del tejido estadounidense, poner en peligro a los trabajadores del transporte público y otros socorristas, al mismo tiempo que retrasan a los neoyorquinos que solo intentan llegar a donde deben ir, al arriesgarse deliberadamente a entrar en contacto con un tercer riel electrificado, es inaceptable”, dijo Davey.

¿Debate sobre la muerte de Jordan Neely?

El creciente clamor por la justicia se ha visto reforzado por muchos que dicen que están enojados y hartos de un sistema que le falló a Neely, que vivía en las calles, actuaba como Michael Jackson mientras luchaba contra una enfermedad mental.

“El Sr. Neely padecía una enfermedad mental que comenzó a los 14 años cuando experimentó el brutal asesinato de su madre. Es una tragedia para todos nosotros saber que la vida de Jordan Neely también se vio truncada. Mills & Edwards se compromete a responsabilizar la MTA y el asesino de Neely”, dijeron los abogados de su familia en un comunicado la semana pasada.

Durante el caos mortal, testigos y fuentes dicen que Neely estaba actuando agresivamente en el tren de la línea F. Dijeron que tenía hambre, sed y que no le importaba ir a la cárcel, pero que no había atacado a nadie antes de que Penny lo asfixiara. El Departamento de Policía de Nueva York y otros funcionarios han pedido al público que envíe cualquier video o imagen que pueda ayudar.

Los abogados de Penny emitieron la primera declaración en nombre de su cliente el viernes, diciendo que “nunca tuvo la intención de dañar” a la persona sin hogar de 30 años y “no pudo haber previsto su muerte prematura”.

“Cuando el Sr. Neely comenzó a amenazar agresivamente a Daniel Penny y a los otros pasajeros, Daniel, con la ayuda de otros, actuó para protegerse, hasta que llegó la ayuda”, se lee en la declaración de los abogados. “Durante demasiado tiempo, quienes padecen enfermedades mentales han sido tratado con indiferencia. Esperamos que de esta terrible tragedia surja un nuevo compromiso de nuestros funcionarios electos para abordar la crisis de salud mental en nuestras calles y subterráneos”.

La familia de Neely, en una nueva declaración el lunes, lo llamó una “admisión de culpabilidad”.

“El comunicado de prensa de Daniel Penny no es una disculpa ni una expresión de arrepentimiento. Es un asesinato de carácter y un claro ejemplo de por qué creía que tenía derecho a quitarle la vida a Jordan”, dijo la declaración conjunta de los abogados de la familia de Neely. “La verdad es que no sabía nada sobre la historia de Jordan cuando intencionalmente envolvió sus brazos alrededor del cuello de Jordan y apretó y siguió apretando”.

Continuó luego: “Está claro que es él quien actuó con indiferencia, tanto en el momento en que mató a Jordan como ahora en su primer mensaje público. Nunca intentó ayudarlo en nada. En fin, su accionar en el tren, y ahora sus palabras, muestran por qué necesita estar en prisión”.

Desde que se hizo pública la identidad de Penny, quienes buscan justicia en nombre de Neely han tratado de identificar a las otras dos personas que se ven sosteniéndolo en video.

La oficina del fiscal de distrito de Manhattan aún no se ha pronunciado oficialmente.

El alcalde Eric Adams ha dicho que el incidente subraya lo que, según él, es la necesidad de sacar a las personas con enfermedades mentales del sistema de tránsito, un impulso que comenzó con su colega demócrata, la gobernadora Kathy Hochul, en los primeros días de su administración. Hochul ha dicho que le complace que la oficina del fiscal de distrito esté investigando.

telemundo47.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *