viernes 17 de mayo de 2024 20:38 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Existe una gran diferencia si el beneficiario se casa con un estadounidenses o con un residente permanente.

La residencia permanente se puede lograr a través del casamiento con un ciudadano estadounidense o residente permanente, según se indica en la página web del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés).

Si el inmigrante se encuentra en Estados Unidos, entró al país con una visa y se casa con un ciudadano de Estados Unidos, puede calificar para hacer el proceso de ajuste de estado legal, en el cual tramita dos solicitudes a la vez: el formulario I-130 (petición para extranjero pariente) y el formulario I-485 (petición para ajustar estado a residente permanente).

El beneficiario debe cumplir con varios requisitos para recibir el beneficio migratorio, además de pagar las correspondientes tarifas por cada solicitud. Y debe entregar los documentos que comprueben el casamiento y la identidad de ambos.

EXISTE UN LISTA DE ESPERA EN LOS CASOS EN QUE EL INMIGRANTE SE CASE CON UN RESIDENTE PERMANENTE

Si el casamiento tiene menos de dos años en la fecha en que solicita la residencia permanente, el beneficiario recibirá la residencia de manera condicional por dos años, al cabo del cual debe solicitar que le remuevan la condicionalidad, demostrando que el casamiento fue legítimo.

Si el casamiento tiene más de dos años al momento de iniciar el trámite, la residencia no será condicional y la tarjeta de residencia, o “green card”, tendrá una validez de diez años, al cabo de los cuales deberá solicitar una nueva tarjeta.

Los hijos menores de 21 años no casados del beneficiario podrán ser incluidos en el proceso, al cabo del cual también recibirán la residencia permanente.

Todo el trámite puede durar desde meses hasta más de un año, dependiendo de la ciudad desde donde se tramita.

Quienes residan en el extranjero o en su país natal, deberán iniciar el trámite con el formulario I-130 para luego seguir con el proceso a través del Consulado en el país de origen del beneficiario.

Si el inmigrante se casa con un residente permanente, el trámite puede tardar hasta años, ya que existe un número limitado de visas de inmigrante para estos casos, por lo que la espera puede ser de años.

Siempre se recomienda contratar los servicios de un abogado experto en leyes de inmigración en caso que existan dudas sobre el proceso o existan problemas de antecedentes que puedan presentar problemas ante las autoridades.

Para más información sobre el proceso, se puede visitar la página web de USCIS. Haz clic aquí.

telemundo47.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *