lunes 17 de junio de 2024 12:04 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

La “comodidad” de pagar con el sistema OMNY le cuesta a los usuarios del subterráneo y los buses unos $200 dólares al año más que la tradicional MetroCard que MTA quiere eliminar.

Quizá no lo han notado, pero la “comodidad” de pagar con el sistema OMNY le cuesta a los usuarios del subterráneo y los buses MTA de Nueva York unos $200 dólares al año más que la tradicional MetroCard.

Esto se debe a que la agencia aún no ha creado una opción de tarifa de viajes ilimitados para OMNY, lo cual sí tiene la MetroCard cuando se compra por validez de 7 ó 30 días, sin importar cuándo se activen.

“Sabemos que la MTA ha señalado su intención de tener un producto de límite de pago mensual”, dijo al New York Post Andrew Albert, miembro de la junta de la MTA. “Pero necesitamos sacar esto a la luz más temprano que tarde para que más personas se cambien”.

OMNY sólo ofrece que luego de 12 viajes pagados ($2.75 dólares cada uno) comenzando un día lunes, los siguientes son gratis hasta la medianoche del domingo. La comodidad es que no debe recargarse, sino se paga con una tarjeta de crédito que podría estar vinculada al teléfono del portador. Eso sumaría un total de $34 dólares por semana ($1,768 por año), según los aumentos de tarifas propuestos por la MTA la semana pasada.

La propuesta de la MTA aumentaría el costo de una MetroCard mensual a $132 dólares, lo que equivale a $1,596 por doce para cubrir el año. Eso significa que los pasajeros que usen el sistema de tarifas que la MTA quiere retirar ahorrarían $172 si mantuvieran su MetroCard mensual.

El análisis del New York Post muestra que un neoyorquino tendría que evitar el transporte público durante cinco semanas cada año para compensar la diferencia entre la MetroCard mensual y OMNY.

Los funcionarios de la MTA han dicho durante años que tienen la intención de proporcionar una serie de descuentos para OMNY que reflejarían los precios ofrecidos a los pasajeros a través de MetroCard. Sin embargo la agencia sólo ha implementado el formato de 12 viajes contados desde un lunes.

OMNY se ha visto afectado por años de retrasos debido a fallas y errores en el sistema informático. Su costo ha saltado de $645 millones de dólares a $772 millones.

“La MTA debería estar haciendo todo lo posible para alentar a las personas a cambiarse a OMNY, incluida la oferta de toda la gama de descuentos”, comentó Danny Pearlstein, el principal portavoz de Riders Alliance, grupo de defensa de los usuarios.

Al mismo tiempo MTA enfrenta pérdidas de $690 millones de dólares anuales por la cada vez mayor cantidad de usuarios que acceden sin pagar al Metro y buses. En enero se estimó que unos 3,400 desamparados estaban viviendo en vagones y estaciones del subterráneo.

El programa “Fair Fares” (Tarifas Justas) es ofrecido por la ciudad para que los neoyorquinos de bajos ingresos paguen la mitad de la tarifa en el transporte público, la misma que aplica para estudiantes, personas con discapacidad y mayores de 65 años.

Los requisitos de ingresos se basan en los niveles federales de pobreza y consideran recibos de pago, declaración de impuestos o información de otros programas, como beneficios de desempleo o alimentos. Verifique la elegibilidad para el programa aquí.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *