lunes 24 de junio de 2024 16:51 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

El nuevo sistema podrá rastrear las evidencias de violaciones desde el momento que son recolectadas.

Ya en Nueva York está vigente una legislación que obliga a establecer un sistema de seguimiento electrónico en todo el estado para los kits de recolección de evidencia de delitos sexuales, comúnmente conocidos como kits de violación.

La gobernadora Kathy Hochul promulgó el texto legal codificado como S7867-A/A9596-A, el cual ordena a la División de Servicios de Justicia Penal que cree un sistema digital de seguimiento para estas evidencias bajo la custodia de las fuerzas del orden. 

El sistema rastreará los kits desde el momento en que son recolectados por la policía hasta que los laboratorios criminalísticos los analizan como evidencia.

Este nuevo proceso de información en línea será de gran ayuda para las víctimas de abuso sexual que decidan no presentarse a la policía o iniciar procesos judiciales inmediatos a sus supuestos agresores, pues los kits son almacenados por la Oficina de Apoyo a las Víctimas de Agresión Sexual (OVS) durante un período de 20 años, como exige la Ley de Salud Pública de Nueva York.

“Los sobrevivientes de agresión sexual merecen apoyo, compasión y justicia, y estamos comprometidos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para brindarles el soporte que merecen”, explicó la mandataria al firmar la legislación.

¿Qué es un kits de violación?

Como documenta detalladamente endtheblacklog, una plataforma digital de prevención y apoyo a las víctimas de abuso sexual, “cada 68 segundos alguien es agredido sexualmente en Estados Unidos e inmediatamente después de la agresión un sobreviviente puede optar por someterse a un examen médico forense para recopilar cualquier evidencia”.

En este caso, un especialista llevará a cabo el examen de cuatro a seis horas.

Si un sobreviviente decide denunciar la violación a la policía la evidencia en el kit de violación puede ser una herramienta muy poderosa para llevar al perpetrador ante la justicia.

Durante el examen físico se documentan y tratan las lesiones causadas por el ataque y se recopilan pruebas.

El examinador recolecta evidencia biológica como saliva, sangre, semen, orina, células de la piel y cabello tomando muestras de la piel, los genitales, el ano y la boca del sobreviviente, raspando debajo de las uñas del sobreviviente y peinando el cabello del sobreviviente.

Cuando se completa el examen médico forense, las pruebas recopiladas se empaquetan y etiquetan cuidadosamente para evitar la contaminación.

En el caso de Nueva York, la OVS es responsable de almacenar las pruebas, que no han sido entregadas a las fuerzas del orden, por ello una víctima puede solicitar cierta información sobre su kit u otros artículos personales almacenados, como evidencia de la agresión.

“Este mecanismo legal ofrece un alivio a los sobrevivientes, pues pueden acceder a esta información cuando estén listos. Esto ayudará a contrarrestar la pérdida del control, que a menudo es el núcleo de una experiencia de agresión sexual”, explicó la senadora estatal Alessandra Biaggi.

Denuncias de asalto sexual crecieron en 2022

Hasta el pasado mes de octubre, las denuncias de asaltos sexuales ante el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) habían aumentado en un 8.8%.

Este tipo de delitos son tipificados por la Uniformada, como aquellos en los cuales existe una agresión de naturaleza sexual, que van desde un manoseo, hasta penetración en el cuerpo de la víctima, actos criminales conocidos más comúnmente como violaciones.

Una encuesta nacional de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) encontró que más del 18% de las mujeres informaron haber sido violadas en su vida, pero específicamente en la Gran Manzana, aproximadamente 785,000 mujeres, es decir el 1,1 % de la población femenina sufre algún tipo de agresión sexual anualmente.

En este sentido, un cruce de datos de varias organizaciones destacan que las mujeres jóvenes de color experimentan violencia sexual a un ritmo mayor.

El dato:

40% de las mujeres afroamericanas reconocieron algún contacto coercitivo de naturaleza sexual a los 18 años y casi una quinta parte de las adolescentes latinas (19%) reportaron violencia sexual en citas con pretendientes.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *