lunes 17 de junio de 2024 13:05 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

La víctima sobreviviente del accidente en Brooklyn interpuso una demanda contra Rohan Shaw, autor del crimen, donde dice que los datos del GPS del celular del exoficial lo ubican en un bar minutos antes del hecho fatal.

Una mujer que afirma que los oficiales del NYPD arruinaron a propósito las pesquisas de un accidente fatal por conducir bajo los efectos del alcohol para proteger a otro agente fuera de servicio, ahora tiene una evidencia irrefutable en su demanda, gracias a la Oficina de Asuntos Internos de la policía de Nueva York.

Los documentos de la Oficina de Asuntos Internos obtenidos por los abogados de Nia Jasmine Reynolds revelan datos GPS del teléfono celular que ubican al acusado en un bar minutos antes, señalan los documentos judiciales.

El exagente, Rohan Shaw, de 50 años, está acusado de chocar un Mazda con su Nissan GT-R blanco en el año 2019 en Easr Flatbush el 8 de diciembre, accidente que dejó herida de gravedad a Reynolds y dejó sin vida a su mejor amiga, Joanna Dixon.

Los oficiales en el lugar de los hechos probaron a Shaw con una máquina de alcoholemia sin calibrar por lo que no pudieron tomar una muestra de sangre al momento, argumentó Reynolds en una demanda presentada en el Tribunal Federal de Brooklyn.

En este sentido, fue imposible determinar que grado de alcohol tenía Shaw en la sangre al momento del accidente ocurrido a las 5:00 de la madrugada, dice la demanda.

Dixon murió solo tres días después de haber cumplido 23 años. Ella y Reynolds regresaban a casa tras celebrar el cumpleaños de un amigo cuando sucedió la colisión.

Reynolds cree que los agentes manipularon a propósito la evidencia para evitar que Shaw fuera procesado. Los conductores ebrios o drogados culpables de accidentes mortales son casi las únicas que pueden ser acusadas bajo la ley de homicidio vehicular de Nueva York.

No obstante, “más de 500 registros electrónicos previamente desconocidos, incluida la investigación interna paralela (NYPD) sobre el manejo del accidente automovilístico”, prueban que el acusado estaba en un bar antes de accidente y que arrastraba las palabras cuando se comunicó con el 911, expresó Eric Sanders, abogado de Reynolds.

Asimismo, los oficiales no activaron las cámaras corporales cuando respondieron al lugar, según el abogado.

Estos descubrimientos refuerzan el caso de Reynolds, agregó.

“Ahora que conocemos el pequeño y sucio secreto de que los oficiales de policía que respondieron manipularon intencionalmente las pruebas para proteger al oficial de policía retirado Shaw del enjuiciamiento penal, ¿qué van a hacer el alcalde y el comisionado de policía para responsabilizar a estos oficiales?”, preguntó Sanders.

“Los oficiales deberían haber sido procesados ​​penalmente y despedidos. Es vergonzoso.”

Las dos amigas viajaban en el asiento trasero del Mazda cuando el vehículo deportivo del exoficial se estrelló contra ellos en Foster Avenue y E. 55th Street, dijeron los funcionarios.

La persona detrás del volante del Mazda acababa de pasar una señal de alto en el camino de Shaw y giraba a la izquierda en Foster Avenue, indicó la policía en ese entonces. Al ser embestido el Mazda lo envió a toda velocidad contra un poste de teléfono, informó Daily News.

El conductor del Mazda y otro pasajero se fugaron dejando a las dos mujeres heridas en la parte de atrás. Los paramédicos trasladaron a Dixon al Hospital de la Universidad de Brookdale, donde fue declarada muerta.

Reynolds, de 26 años, fue llevada al Kings County Hospital para someterse a una operación de cinco horas para reparar su pelvis aplastada. Además, sufrió una hemorragia cerebral, factura craneal, fractura de cuatro costillas y el hígado lacerado, dicen los documentos judiciales.

Estuvo hospitalizada un mes, aún padece de pérdida de audición y “no ha podido soportar ningún peso en sus piernas”, indica la demanda.

Dixon murió “debido a la imprudencia de un empleado de la policía de Nueva York”, dijo Reynolds en 2021. “Esto es solo una pesadilla. Todos deben rendir cuentas por sus acciones. Hay consecuencias en la vida, sin importar tu estatura”.

Shaw se quedó en la escena y en principio fue acusado de homicidio por negligencia criminal, homicidio vehicular, conducción imprudente, exceso de velocidad y conducción bajo los efectos del alcohol.

Los cargos fueron retirados luego de que la oficina del fiscal de distrito de Brooklyn rechazara procesarlo, argumentado que no había “pruebas suficientes para demostrar que (Shaw) estaba intoxicado (y) el oficial que respondió inicialmente no notó ningún indicio de discapacidad/intoxicación y se consideró apto para el trabajo”.

Los investigadores de asuntos internos recopilaron datos de GPS que se sincronizaron con el teléfono de Shaw, donde se reveló que el agente fuera de servicio estaba en Brooklyn Prime Bar en Farragut Road en Brooklyn.

“(Él) permaneció allí durante más de tres horas donde se emborrachó consumiendo alcohol antes del accidente automovilístico”, acusa la demanda.

Tras el accidente, Shaw llamó a Brooklyn Prime Bar, según los datos del celular. El hombre se acercó a un gerente del bar para pedirle que mintiera acerca de que él estuvo allí si la policía se acercaba a preguntar, dice Reynolds en los informes judiciales.

Después, el exoficial llamó al 911 en una llamada grabada, en la que arrastraba las palabras.

El Prime Bar, un gerente y varios empleados se sumaron a la demanda de Reynolds por haber jugado un papel en la supuesta conspiración.

Cuando fue interrogado el gerente del bar aseguró no haber conocido a Shaw ni nada sobre el accidente “a pesar de que los registros del teléfono celular [de Shaw] indican que fue la primera llamada inmediatamente después del accidente automovilístico”, se lee en la demanda.

Por su parte, el Escuadrón de Investigación de Colisiones recuperó datos del vehículo de Shaw que mostraba que viajaba a 85 mph antes de embestir al Mazda, afirma la demanda.

El IAB recomendó que los agentes reciban cargos departamentales por “obstaculizar una investigación activa del Escuadrón de Investigación de Colisiones en Carreteras del NYPD”, de acuerdo con la demanda. No está claro en la demanda si en algún momento se presentaron esos cargos.

Shaw, era un veterano del NYPD, 22 años asignado al Comando de Respuesta Crítica de la Oficina de Contraterrorismo al momento del accidente, se retiró de la policía en 2020.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *