sábado 25 de mayo de 2024 13:29 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Aunque al cierre de esta edición se confirmaron los triunfos de Chuck Shummer en el Senado y Alexandría Ocassio Cortez en la Cámara, los puestos de Gobernador, Fiscal y Contralor seguían esperando el conteo final, pero iban como ganadores.

Este martes 8 de noviembre se midió el termómetro político en el Estado de Nueva York, con unas elecciones generales en las que, a juzgar por lo que se vivió en puestos de votación a lo largo y ancho del Estado y la Gran Manzana, hubo mayor afluencia que en los aguados comicios primarios, donde el abstencionismo estuvo disparado.

Y aunque las curules en la Asamblea y el Senado estatal parecieron no tener grandes sorpresas, de acuerdo a los resultados preliminares, el gran pulso político entre demócratas y republicanos se vivió en la contienda por la jefatura de la Gobernación, que actualmente ostenta Kathy Hochul.

Con el conteo aun sin finalizar, a las 10: 30 p.m. todavía no se vislumbraban los claros ganadores de las posiciones más altas de poder en el Estado, pero los demócratas llevaban la delantera en las contiendas por Gobernación, con Kathy Hochul, La Fiscalía del Estado, con Letitia James, y la Contraloría Estatal con Thomas DiNapoli.

El ambiente en el salón de eventos Capitale de Manhattan, donde se llevó a cabo la fiesta para esperar los resultados, parecía muy positivo hacia un eventual triunfo total de la bancada demócrata que buscaba la reelección en los puestos más altos, aunque uno que otro confesaban estar comiéndose las uñas, especialmente por posibles sorpresas que pudieran ir surgiendo a medida que llegaran más resultados totales.

En concreto, el principal motivo de nerviosismo entre asistentes a la velada, que al ritmo de la música y las copas y bebidas que se repartían en la fiesta crecía, era que el republicano Lee Zeldin pudiera avanzar a la cima. Sin embargo 1,007,505 de votos para Hochul, lo que representaba el 65.4%, contra 532,269, es decir, el 34.6% para el republicano, una hora después de cerradas las urnas, generaba algo de calma entre los asistentes que esperaban a que los líderes demócratas ofrecieran sus discursos, con la esperanza alta de un triunfo masivo.

En sillas legislativas en las cámaras alta y baja de Albany, líderes políticos como Karine Reyes, Amanda Séptimo, Brian Kavanagh, Robert Jackson y Luis Sepulveda, entre otros, parecían confirmar su favoritismo y el apoyo del electorado, asegurando sus puestos por un período más, que comenzará a regir en enero próximo, cuando la nueva Legislatura inicie sesiones.

A nivel federal los dos triunfos confirmados al cierre de esta edición fueron los del senador demócrata Charles Schumer, quien venció al republicano Joe Pinion y el de la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, quien derrotó a la republicana Tina Forte.

Por el ala republicana, la gran ganadora fue la representante a la Cámara Nicole Malliotakis, de Staten Island, quien venció al republicano Max Rose.

Sobre las cuatro consultas hechas en la baolota electoral, relacionadas con trabajos verdes, adopción de un estatuto de valores de la ciudad, la creación de una oficina de equidad racial y un mecanismo que mida el costo de vida, con más del 50% de apoyo, todas parecían ver la luz, con un abrumador apoyo del electorado.

Y ante los resultados que se vislumbraban para el que será el rumbo del Estado en los próximos años, las voces en las comunidades, independientemente de si son republicanos o demócratas es a que haya mayor atención a grupos que han sido dejados a un lado.

Es ahí donde votantes como Manuel Rodríguez, quien salió a ejercer su derecho al sufragio muy temprano en Long Island City, Queens, aseguran comenzará a verse realmente si los oficiales electos que regirán los destinos de Nueva York a partir del primer mes del 2023 podrán capotear mejor las grandes problemáticas que sufren los neoyorquinos.

“Esto de la política siempre es un asunto que uno no acaba de entender, pues aunque yo soy demócrata y voté por Hochul y toda la línea con los cargos de ese partido, siento que más allá de ser de un bando o de otro, ya es hora de que en momentos de crisis como el que estamos viviendo, quienes hayan ganado sepan usar su poder para arreglar el caos en que estamos”, aseguró el colombiano.

El maestro de escuela se mostró preocupado por el enfoque con el que los llamados políticos “progresistas” de Nueva York han querido tratar de balancear las injusticias y desigualdades que por décadas se han cometido contra poblaciones olvidadas como las comunidades negra e inmigrante.

“Yo soy demócrata porque creo en la libertad y en los valores del partido, pero no estoy de acuerdo con que se quiera seguir promoviendo una defensa ciega de liberar a presos sin fianza, ni que se acaben las cárceles para delincuentes, ni que se trate el crimen con mano blanda“, agregó el inmigrante. “Tampoco me siento bien de saber que se tiene un tratamiento preferencial con unos inmigrantes más que con otros, y como votante activo, que siento que tengo el derecho a exigir, les pido a los políticos que ganaron que oigan más a la gente y que se sienten a revisar las normas para balancear lo que ya se fue para el otro lado”.

Blanca Cap, quien votó en el Bajo Manhattan, también hizo eco de esa postura y mencionó que es hora de que los líderes políticos neoyorquinos que resultaron electos en las urnas, hagan consensos y muevan a Nueva York hacia adelante.

No me gusta nada Zeldin, pero tampoco quiere decir que Hochul sea una líder efectiva que haya llevado al Estado por un mejor camino. Pero esta vez espero que quien se quedó con la Gobernación use este respaldo para crear maneras efectivas para acabar con la criminalidad, ayudar a que por fin haya opciones de vivienda asequible para todos, más y mejor educación y mejor calidad de vida para nosotros”, comentó la mujer de 60 años.

La sufragante aprovechó al mismo tiempo para mostrar su tristeza al sentir que los votantes latinos siguen brillando por su ausencia en las urnas, en números y proporciones con los que pudieran promover mayores cambios.

Creo que para unas próximas elecciones debemos unirnos y salir a votar más, no solamente los hispanos sino todos los que pueden votar porque solo así podemos tener una representatividad real que puede tener efecto en las pólizas que se promueven desde el Gobierno, que al final, termina afectándonos a todos, seamos demócratas o republicanos”, advirtió la residente del Lower East Side. “De todos modos creo que ya esto no aguanta más y pienso que iremos por una mejor dirección“.

El venezolano José Meneses, quien acudió a votar en Manhattan, en compañía de sus dos hijos pequeños, presumiendo con orgullo la pegatina de votante, advirtió que ya es hora de que los latinos entendan el poder del sufragio.

“Tenemos que salir siempre a votar porque no podemos dejar que otros escojan por nosotros. Tenemos que saber a quién le estamos dando el poder para gobernar, porque solo así podemos exigir”, dijo el inmigrante. “Si no votaste no puedes quejarte después. Por eso votamos para que nuestros gobernantes actúen”.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *