miércoles 24 de abril de 2024 11:08 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Un hombre murió baleado por la policía luego de acuchillar a dos agentes, dejándolos gravemente heridos. El hecho comenzó por un reporte de violencia doméstica ayer en Long Island (NY).

Un hombre murió baleado por la policía luego de acuchillar a dos agentes, dejándolos gravemente heridos ayer en Long Island (NY).

Los agentes fueron apuñalados después de responder a una llamada en el complejo de condominios Birchwood Road en Medford, según el Departamento de Policía del condado Suffolk. El incidente ocurrió alrededor de las 5 p.m. del miércoles cuando un trabajador social que controlaba a dos residentes que vivían allí llamó a la policía y dijo que uno de ellos estaba actuando de forma violenta con el otro.

El hombre, que hasta anoche no había sido identificado, estaba amenazando al otro residente con un extintor de incendios, dijo el comisionado de policía del condado, Rodney Harrison.

Luego el individuo sacó a los oficiales que respondieron a la escena un cuchillo de carnicero “estilo Rambo” y luego apuñaló a dos de los policías en la escena poco después. En respuesta los oficiales abrieron fuego contra el hombre, matándolo.

Uno de los oficiales sufrió una herida de arma blanca profunda en la clavícula y fue trasladado en avión al hospital, dijo Harrison. El otro oficial fue apuñalado varias veces en el pecho.

El presidente de la Asociación Benéfica de la Policía del condado Suffolk, Noel DiGerlamo, dijo en un comunicado que ambos oficiales estaban en “estado crítico, pero estable”, y agregó que “si Dios quiere, se recuperarán por completo del horrible incidente”.

Harrison confirmó que se espera que ambos sobrevivan. Detalló que el sospechoso tenía unos 50 años, antecedentes de arrestos y algunos posibles problemas de salud mental.

Un tercer oficial, que no había sido apuñalado, fue atendido por heridas leves. No estaba claro cómo resultó lesionado, reportó NBC News.

En un caso similar, la semana pasada se decidió en NYC una compensación de $3 millones de dólares para la madre de Khiel Coppin, un adolescente de 18 años con una enfermedad mental que murió en una lluvia de balas policiales después de que oficiales NYPD confundieran un cepillo para el cabello con un arma al responder a su hogar en Brooklyn en 2007.

En enero pasado, una situación similar tuvo una final inverso: los jóvenes policía hispanos Wilbert Mora y Jason Rivera murieron baleados al responder a una llamada de una madre denunciando violencia doméstica de parte de su hijo en Harlem. El caso motivó la visita del presidente Joe Biden a Nueva York para participar en los funerales.eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *