viernes 12 de abril de 2024 13:08 pm

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

Tras insistir que esas medidas, impuestas mayormente a latinos y negros, generan daño y no funcionan, padres de familia, alumnos y líderes comunitarios hicieron una manifestación previa a una audiencia en la Legislatura estatal para pedir la aprobación de la ley “Soluciones, no suspensiones”.

Estudiantes, padres de familia y defensores comunitarios de la Gran Manzana, incrementaron recientemente su llamado a la Legislatura estatal para que apruebe el proyecto de ley “Soluciones, no suspensiones”, que acabaría con el recurso de suspender a alumnos con mal comportamiento de las escuelas públicas de Nueva York, como medida disciplinaria. Estudiantes latinos, negros y LGBTQ, reciben la mayoría de las suspensiones.

Y previo a una audiencia ante el Comité Senatorial de Educación en la Legislatura estatal, decenas de manifestantes se pararon frente a la sede del Departamento de Educación de la Ciudad, en Manhattan, para pedir a Albany que de vía libre a otro tipo de medidas disciplinarias con estudiantes, más allá de las suspensiones, que terminan haciendo más daño en el comportamiento de niños y adolescentes, e impulsan a que muchos alumnos sancionados opten por no regresar a las escuelas.

Líderes comunitarios y escolares, advirtieron que muchos distritos escolares en todo Nueva York “aplican tácticas agresivas e ineficaces” como suspensiones obligatorias, que pueden durar hasta un año completo, para controlar el comportamiento de los estudiantes, interrumpiendo el aprendizaje de los niṇos, principalmente alumonos de color, con discapacidades y económicamente desfavorecidos.

Se supone que las escuelas sirven como un entorno de aprendizaje seguro y de apoyo. Cuando la primera opción de una escuela es suspender a un estudiante y sacarlo, esencialmente le niega al estudiante una oportunidad de aprendizaje y un espacio para crecer”, dijo Nevaeh Richardson, estudiante de tercer año de Brooklyn, y líder juvenil de la organización Urban Youth Collaborative, quien vivió en carne propia el impacto de medidas disciplinarias fuertes. “Me suspendieron. En esos momentos, me sentí solo. Nadie me dijo qué hice mal o cómo solucionarlo o evitar que volviera a suceder. Esa es la realidad de las suspensiones. Causan daño y trauma cuando nuestro objetivo debe ser tener a los estudiantes en la escuela, no expulsarlos”.

La Ley “Soluciones, no suspensiones”, pondría límites al uso de las sanciones, como la duración máxima de 180 días a 20, la limitación del uso de suspensiones para niños desde prejardín de infantes hasta tercer grado y la prohibición de suspensiones por infracciones menores, como violaciones al código de vestuario.

Estudiantes protestan frente a la sede del Departamento de Educación de NYC/Cortesía Make the Road.

“El impacto desproporcionado de las suspensiones escolares en los estudiantes marginados, como los estudiantes de color, los estudiantes con discapacidades, los estudiantes de hogares de bajos ingresos y los estudiantes LGBTQ+, es un problema apremiante que no se puede pasar por alto por más tiempo”, aseguró Angel Gray, director de Programas y Políticas de la Asociación de Niños de Westchester.

“Necesitamos priorizar las alternativas basadas en la investigación, como la justicia restaurativa, y aprobar la Ley de soluciones, no suspensiones, para abordar las causas fundamentales del comportamiento de los estudiantes y crear un entorno escolar más justo y equitativo”.

Juan Miguel, del programa del Centro de Políticas Educativas de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York, insistió en que todos los niños merecen un entorno escolar respetuoso y de apoyo, por lo que obligarlos a salir de las aulas con sanciones, hace lo contrario.

La dependencia excesiva de Nueva York en la suspensión crea relaciones desconfiadas en el salón de clases, impide el aprendizaje y perjudica a los estudiantes, especialmente a los niños de color, los niños con discapacidades y los niños económicamente desfavorecidos”, dijo el defensor de los estudiantes. “La Legislatura debe tomar medidas para garantizar que todos los estudiantes puedan aprender, crecer y tener éxito en la escuela de manera segura, por lo que la Ley soluciones, no suspensiones, debe aprobarse en esta sesión”.

Amshula Jayaram, directora de campaña de la organización Alliance for Quality Education urgió a Albanya que de un paso adelante en la protección de los estudiantes y convierta en ley la iniciativa que frena los daños, que recalcó, han creado las sanciones.

“Mantener a los niños en el salón de clases, enseñarles a resolver conflictos y reparar daños, y asegurarles a nuestros niños que pueden confiar en los adultos en sus vidas para brindarles ayuda, en lugar de abandonarlos, son medidas de sentido común, no radicales”, dijo la defensora. “La Ley de Soluciones, no Suspensiones, crearía normas, respaldadas por el Departamento de Educación del Estado de Nueva York, para salvaguardar el derecho de todos los niños a la educación”.

Melinda Andre, abogada de la asociación Legal Aid Society, criticó que los distritos escolares de Nueva York separen a estudiantes de sus escuelas cuando existen otras herramientas y procedimientos justos y transparentes para lograr que los niños asuman responsabilidad por sus actos.

Los niños de Nueva York merecen algo mejor. Se merecen escuelas que enseñen habilidades de resolución de conflictos y apoyen el aprendizaje socioemocional. Los maestros merecen recibir capacitación en técnicas efectivas para abordar los comportamientos de los estudiantes de una manera que enseñe responsabilidad y cree un clima escolar positivo”, dijo la abogada. “La aprobación del proyecto de ley ayudará a mitigar el daño de las exclusiones escolares, al garantizar que los educadores tengan las herramientas que necesitan para tener un impacto positivo en el comportamiento de los estudiantes y que se sigan procedimientos justos cuando se impone una suspensión”.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *