martes 23 de abril de 2024 07:07 am

La Comunidad y su Futuro

Tu periódico digital en New York
PATROCINADOR OFICIAL

El 21 de junio se anunciará el alza definitiva en los arriendos para más de 1 millón de apartamentos de renta estabilizada en la Gran Manzana, que preliminarmente estará entre el 2% y el 7%, según decidió la Junta Reguladora de Alquileres, pero inquilinos y políticos hispanos imploran freno.

“Aterrorizada”, como en la historia del “Coco”, que tanto asustaba a los niños, así asegura sentirse Idelfonsa Valderrama, una madre soltera de dos pequeños, quien vive hace siete años en un apartamento de Corona, en Queens, ante el que parece ser un inminente aumento en los costos de la renta en la Gran Manzana.

En un hecho, que ella afirma “deja sin oxigeno” a buena parte de los más de 2 millones de arrendatarios que se estima viven en 1 millón de apartamentos de renta estabilizada, el martes pasado la Junta Reguladora de Alquileres de la Ciudad de Nueva York votó para que en los contratos renovados desde octubre próximo, haya incrementos en los arriendos, entre 2% y 7%.

“Yo estoy muy asustada. No sé que va a pasar conmigo y mi familia si nos suben un dólar más. Vamos a terminar locos, o en la calle. Ya no podemos pagar más renta“, aseguró la colombiana, quien trabaja en una fábrica de comida en Brooklyn, tras el anuncio de la Junta Reguladora de Alquileres, que el 21 de junio próximo, emitirá su decisión final sobre cuánto será el incremento en los arriendos. Antes de ello, habrá cuatro audiencias para escuchar a inquilinos y propietarios.

El rango sobre el que inquilinos y caseros están midiendo su pulso, se tasó en ajustes del 2% al 5% para contratos de 1 año y entre, 4% y 7%, en renovaciones de dos años. El año pasado el incremento fue de 3.25% en arrendamientos de un año y 5% en contratos de dos años.

La mexicana Julia Cabrera, quien vive en un apartamento en Jackson Heights, también en Queens, tiene el mismo temor. Con un alquiler de $3,200, con el que ya está atrasada varios meses, sabe que si le aumentan la renta, su angustia se disparará, pues podría pasar a engrosar el número de desamparados de la Gran Manzana, por lo que le pidió al alcalde Adams, que frene los incrementos y asigne más fondos para ayudar a inquilinos en apuros.

“Yo vivo en Nueva York hace 30 años y nunca me imaginé estar en un punto en que los arriendos fueran tan caros, que no se pueden pagar. En vez de aumentar las rentas, lo que el Gobierno debería hacer es bajarlos“, aseguró la inmigrante, quien tiene serios quebrantos de salud que le impiden trabajar. “Mi hija es la que se ha hecho cargo, pero tampoco le alcanza y si esto sigue así, vamos a terminar como desamparados. Por eso pedimos que aprueben más vales de ayuda para pagar las rentas y que no las suban más”.

La oferta de congelar los alquileres, fue rechazada por la Junta reguladora de Rentas, por una votación de 2 a 7, al igual que una oferta de los caseros, que buscaba incrementar los arriendos hasta en un 15%.

Y aunque el alcalde Adams ha dicho que los aumentos máximos votados por la Junta llevarían a los inquilinos que viven en unidades de renta estabilizada a no poder cumplir con sus obligaciones de pago, mostró que no apoya el clamor de los inquilinos de que el incremento sea $0 dólares, o que se reduzcan las rentas.

“Mientras revisamos los rangos preliminares presentados por la Junta de Pautas de Renta [del martes] por la noche, quiero dejar en claro que un aumento de renta del 7% está claramente más allá de lo que los inquilinos pueden pagar y lo que creo que es apropiado este año“, dijo el mandatario local, quien reconoció que los caseros “enfrentan desafíos cada vez mayores para mantener sus edificios y acceder a financiamiento para realizar reparaciones.

“Espero que (La Junta Reguladora de Alquileres) busque opciones por debajo de la parte superior de estos rangos preliminares para lograr el equilibrio adecuado para mantener a los neoyorquinos en sus hogares mientras brindan a los propietarios de edificios los recursos que necesitan para brindar viviendas seguras y de alta calidad”, agregó el mandatario, a quien un frente común de concejales latinas, unidas con inquilinos y organizaciones, pidieron que muestre de verdad respaldo a los arrendatarios .

La concejal del condado de Queens, Tiffany Cabán, urgió al mandatario a que ejerza su poder para que no haya ningún incremento, tras recordar que el alcalde Adams eligió “a dedo” a los nueve miembros de la Junta Reguladora de Alquileres, y puede liderar ese clamor.

Nuestra demanda era simple: la Junta de Pautas de Renta debería aprobar un aumento de la renta de no más del 0%. Los neoyorquinos no pueden pagar más renta en este momento, punto”, dijo la líder política de Astoria. “Como muestra un propio estudio de la ciudad, los ingresos promedio (de los neoyorquinos) deberían duplicarse para pagar las rentas promedio. Con las facturas de ConEd al alza, las facturas de comestibles al alza y los aumentos de tarifas de la MTA planeados indefinidamente, es inconcebible aumentar también los alquileres de los neoyorquinos“.

La concejal Cabán agregó que aunque el llamado es a que no se dé vía libre a ningún incremento en las rentas, lo correcto sería que se redujera el costo en los arriendos para quitar la soga que está ahorcando a buena parte de las más de 365,000 familias neoyorquinas de bajos ingresos que se estima viven en unidades de renta estabilizada.

Deberían bajar los alquileres. Realmente, deberíamos reformar por completo nuestro sistema de vivienda para que nuestras viviendas disponibles sean propiedad, y estén controladas de manera democrática, no tratadas como una mercancía que se compra y vende con fines de lucro”, dijo la política hispana, quien instó a que se revierta la intención de aumentos. “Para los neoyorquinos comunes, esto significará el desalojo, el racionamiento de medicamentos o pasar hambre. Para los intereses inmobiliarios significará el día de pago“.

Sochie Nnaemeka, directora del Partido de Familias Trabajadoras de Nueva York, asegura que los aumentos de alquiler propuestos son “desmesurados” y de aprobarse, “echarán más leña al fuego”, en medio de la crisis económica y de vivienda que enfrentan millones de neoyorquinos, no solo de bajos recursos sino también de ingresos medios.

“El alcalde Adams está aumentando los alquileres mientras los neoyorquinos luchan en una ciudad que ya es profundamente inasequible. Apenas la semana pasada, un nuevo informe encontró que más del 50% de los neoyorquinos en edad laboral tienen dificultades para cubrir sus necesidades básicas” , aseguró la opositora de los incrementos a la renta, quien culpó directamente al mandatario local. “La Junta Reguladora de Alquileres dejó clara, elegida personalmente por el Alcalde, mostró su lealtad a la industria de bienes raíces. Estos aumentos de alquiler propuestos son inasequibles para los neoyorquinos trabajadores y de clase media”.

La concejal Pierina Sánchez, presidenta del Comité de Vivienda y Edificios del Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York, mencionó que si antes de la pandemia del COVID-19, unos 400,000 inquilinos de bajos recursos estaban “tambaleándose”, pagando entre el 50% y 60% de sus ingresos en alquileres, con el panorma actual, imponer un nuevo aumento a los arriendos sería catastrófico.

“Estos son mis vecinos que tienen que elegir entre un techo para su familia o comida en la mesa. Hoy, con inquilinos que tienen aproximadamente $1,600 millones en rentas atrasada, el impacto de la pandemia de COVID-19 no puede subestimarse. La Junta debe mantenerse fiel al espíritu de la ‘Ley de Estabilización de Rentas de 1969’ y no participar en la promoción de ‘alquileres injustos, irrazonables y opresivos’, y actuar para proteger la asequibilidad de los alquileres estabilizados”, dijo la política.

La concejal Carmen De la Rosa, del Alto Manhattan, se sumó al pedido de “no aumento a las rentas” y calificó como “inmoral” pretender subir los alquileres en medio de la severa crisis de vivienda que vive la Ciudad de Nueva York.

La concejal Carmen de la Rosa exige no aumentos a rentas. /Cortesía New York Working Families Party

Los neoyorquinos apenas llegan a fin de mes con salarios estancados y costos de vida en aumento, y algunos de nuestros neoyorquinos viven con restricciones de ingresos que apenas cubren los costos actuales de alquiler estabilizado”, aseguró la política dominicana. “Tenemos largas filas en los tribunales de vivienda, propietarios sin escrúpulos que descuidan las necesidades de los inquilinos y una escasez de abogados de vivienda. Dos grandes aumentos de alquiler consecutivos diezmarían nuestra capacidad de vivir en lo que se supone que es una ciudad de oportunidades”.

La concejal Carlina Rivera, del Bajo Manhattan instó a la Junta Reguladora de Alquileres, que vote en contra de cualquier aumento para los inquilinos con renta estabilizada y que corrija su decisión del martes pasado.

“Según el perfil de salud de la comunidad más reciente de la ciudad, el 49% de los hogares en el Lower East Side están agobiados por el alquiler. Sigo escuchando preocupaciones de los residentes de mi distrito de que cualquier aumento podría llevarlos a perder su hogar y lugar en esta comunidad”, dijo la política latina. “Insto a la Junta a hacer lo correcto, y que se niegue a aumentar la renta de algunos de nuestros vecinos más vulnerables”.

La concejal Jennifer Gutiérrez, de Brooklyn, destacó que no tiene sentido que mientras los propietarios de apartamentos de la ciudad de Nueva York están obteniendo ganancias “históricamente grandes”, la Junta Reguladora de Alquileres esté promoviendo aumentos de renta para neoyorquinos que “ya están agobiados” por la renta.

“Esto está sucediendo en medio de una crisis histórica de asequibilidad en la Ciudad, con un presupuesto estatal que ofrece poco alivio a las personas que luchan por mantener un techo sobre sus cabezas”, dijo la concejal colombiana. “El Índice de Precios al Consumidor en el área metropolitana de Nueva York se ha disparado en un 6,2 por ciento, el mayor aumento desde 1981. Si queremos estabilizar la economía de la ciudad de Nueva York, es hora de priorizar las necesidades de los inquilinos sobre la codicia de los propietarios”.

La concejal Sandy Nurse pronosticó que de darse luz verde a cualquier incremento en los costos de los alquileres, miles de neoyorquinos sufrirán “las verdes y las maduras”, poniendo a más arrendatarios en procesos de desalojo y llevándolos camino al desamparo.

“Los inquilinos con renta estabilizada en toda la ciudad están sufriendo, a medida que aumentan los costos, pues cada vez más de los cheques de pago se destina más a la renta. Con un récord de personas sin hogar y tribunales de vivienda inundados de casos de desalojo, es impensable aumentar los alquileres de los inquilinos con alquiler estabilizado, la mayoría de los cuales viven de cheque en cheque”, dijo la líder política. “El aumento de los alquileres resultará en más desalojos, más personas sin hogar y una mayor inestabilidad para nuestra ciudad. Estoy con mis colegas para exigir una reducción del alquiler para inquilinos con alquiler estabilizado y que la Junta actúe en el mejor interés de la clase trabajadora”.

Bienvenida Páez, de la organización CASA, de El Bronx, que lucha por la defensa de inquilinos de bajos recursos, insistió no solo en que debe congelarse el costo de los arriendos, sino que pidió que se endurezcan las medidas para que los caseros cumplan con su responsabilidad de reparar los daños en las casas y proteger mejor a los arrendatarios.

“Los propietarios no necesitan un aumento de alquiler. El arrendador me debe una reducción del alquiler y en su lugar alteran deshonestamente mi cuenta y me cobran como si les debiera”, dijo la inquilina. “Siento que tomaron represalias contra mí por pedir ayuda, porque no estaban haciendo las reparaciones. Durante mucho tiempo he experimentado una disminución total de los servicios en el apartamento”.

  • El aumento a las rentas neoyorquinas en cifras
  • 2% a 5% es el rango de aumento en renovación de contratos de 1 año que aprobó la Junta
  • 4% a 7% es el rango de incremento para contratos renovados por 2 años
  • 0% e incluso reducción en las rentas es el llamado de inquilinos y organizaciones
  • 3.25% fue el incremento aprobado el año pasado para contratos de 1 año
  • 5% fue el aumento aprobado para contratos de renta de 2 años
  • 1 de octubre de 2023 comenzará el incremento a contratos firmados a partir de esa fecha hasta el 30 de septiembre del 2024
  • 1 millón de apartamentos de renta estabilizada se estima están cobijados por los aumentos en la Gran Manzana
  • 365,000 hogares de bajos ingresos viven en viviendas con alquiler estabilizado, el doble de los que viven en viviendas públicas y subsidiadas.
  • 14% de los inquilinos con renta regulada experimentó intentos de desalojo en 2022, según Encuesta Unheard Third de Community Service Society
  • 48% de los inquilinos con renta regulada dijeron que pagar la renta era un problema grave para su hogar
  • 1 de cada 3 inquilinos de apartamentos de renta regulada tuvo que pedir alimentos de despensas o comedores de beneficencia
  • 1 de cada 4 inquilinos regulados dejó de recibir atención médica o cirugías debido al costo de sus apartamentos
  • $4,100 es el promedio de rentas nuevas en Manhattan
  • 21 de junio la Junta Reguladora de Alquileres tendrá la votación final sobre los aumentos
  • 4 audiencias públicas se desarrollarán en las próximas semanas para escuchar a caseros e inquilinos
  • 2 millones de inquilinos viven en la ciudad en viviendas de renta estabilizada.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *